La Selva Negra

Estándar

Este fin de semana estoy en un pueblecito de la Selva Negra llamado Alpirsbach para celebrar el cumpleaños de un amigo. Los dos días que paso aquí son cortos. Llego el sábado a la tarde y me marcho el lunes por la mañana. Así que no puedo descubrir demasiado. Pero os puedo dar unas pocas impresiones rápidas de lo que he visto por estas tierras…

IMG_5106La Selva Negra no es ni selva ni negra, sino un enorme bosque de árboles de hoja perenne que se extiende a lo largo de kilómetros y kilómetros por la zona sur de Alemania. Le llaman así, sin embargo, porque sus árboles tienen hojas de un verde tan pardo que en su conjunto parece un bosque tremendamente oscuro. Y cuando no brilla el sol o a la luz del ocaso, se tiñe de negro. Los árboles están tan juntos y el conjunto es tan tupido que intentar caminar por este bosque resulta muy complicado. Ya los romanos lo llamaban la Selva Negra. Imagino la impresión que tendrían de un lugar así: les tenía que parecer interminable e impenetrable. No me extraña que en esta zona del mundo se forjaran tantas historias de brujas…🙂

Un pueblo típico

Un pueblo típico

Todos los días de mi visita hay niebla y llueve. Aunque tenemos la suerte de que deja de llover casi cada vez que caminamos por la calle, debo decir que la niebla le da al entorno un aire aún más mágico.🙂

Restaurante local

Restaurante local

Nos alojamos en una casa rural del pueblo y ya la primera noche salimos a cenar a un restaurante local. El ambiente es auténtico. Las camareras van vestidas con ropas tradicionales y la comida es alemana, alemana, alemana… carne rebozada con patatas asadas, carne en salsa con patatas panadera, carne con patatas… el único pescado de la carta es trucha, con patatas, claro.

Cerveza monacal

Cerveza monacal

La cerveza es del pueblo. Hay una fábrica de cerveza aquí que es famosa en todo el país. Incluso ha ganado la medalla de oro en concursos mundiales. Se comenzó a fabricar en el monasterio benedictino y se ha mantenido la tradición hasta hoy. Se llama Alpirshacher Klosterbräu (ná menos) y es dulzona, muy fácil de tomar.

Los monjes benedictinos que fundaron aquí su monasterio allá por 1059, también dejaron un legado de fabricación de cristal. Todavía en la actualidad hay una pequeña tienda-taller donde se pueden adquirir objetos de vidrio hechos por algún artesano local.

Monasterio

Monasterio

Cervecería Alpirsbacher

Cervecería Alpirsbacher

Una silla

Una silla

En la Selva Negra se mantienen muchas tradiciones, no solo la de la cerveza. Es bastante habitual ver a la gente vestida con ropas tradicionales por la calle. De hecho, las tiendas de ropa las exponen en sus escaparates junto a modelos más modernos. Y mirad el tipo de mobiliario que encuentras en los restaurantes…

Restaurante típico

Restaurante típico

Las construcciones también preservan el estilo tradicional. Es poco común ver un edificio moderno en estos pueblos. El de la foto es el restaurante de la cervecería. Las construcciones, como veis, son bastante grandes, como en Suiza. Solían combinar los establos con la vivienda y por eso hay casas de un tamaño hoy impensable.

Una cafetería

Una cafetería

Y los interiores son casi siempre iguales… mesas rodeadas de bancos o sillas, moqueta o suelo de madera, estampados de flores, el mismo menú… hasta el olor… lo recordaba de cuando visité Alemania hace más de 30 años.

Y obviamente no necesito hablaros de las tartas alemanas, sobre todo las de esta zona del país…

Tartas en una pastelería de la Selva Negra

Tartas en una pastelería de la Selva Negra

IMG_5074

Calabazas

Calabazas

Pero no todo es tétrico en la Selva Negra. El domingo fuimos a un mercado en un pueblo cercano, Baiersbronn, y al llegar nos encontramos con estas decoraciones en los jardines…

Además de otras que todavía están celebrando el mundial de fútbol que ha ganado Alemania este año🙂

Campeones

Campeones

La mayoría de los productos que se vendían en el mercado local eran de la zona: mieles, mermeladas, motivos decorativos de madera o paja, licores de frutas del bosque… No podían faltar el jamón de la Selva Negra ni las salchichas.

Freudenstadt

Freudenstadt

Cuando terminamos nuestro paseo (y nuestras compras) nos acercamos hasta el pueblo de al lado, Freudenstadt, que cuenta con el mercado abierto más grande de Alemania y que también es famoso como balneario por su clima y como destino turístico en general.

Tendré que volver a visitar la Selva Negra. Creo que alberga un montón de cosas por descubrir. Esto no ha sido más que un aperitivo.

Pronto os contaré más cosas de mis viajes por el mundo. Un abrazo, J.

 

 

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s