Mercado japonés en Kioto

Estándar

Después de comer nos llevan nuestros amigos a visitar un mercado típico japonés.

Té verde

Té verde

El primer puesto que encontramos es uno donde venden especialidades de helado… de té verde. Hay helado solo en cucurucho o vasito, pero también lo hay mezclado con helado de mango o de vainilla y con granizado de té verde. El té verde es en esta zona un producto tan habitual como el pan en occidente. Se utiliza para muchísimas cosas y se encuentra por doquier.

Ostras japonesas

Ostras japonesas

El siguiente puesto que me llama la atención es un puesto de ostras. No sé por qué, no se me había ocurrido que a los nipones les pudieran gustar. J Ya veo que sí.

Seguimos caminando por las estrechas callejas del mercado y vemos puestos para todos los gustos, aunque casi todos son de verduras y pescado. Aquí se consume poca carne, sobre todo de ternera.

En venta

En venta

Obviamente, muchos de los pescados me resultan desconocidos porque son especies de los mares cercanos pero también porque los cocinan de maneras que los hacen irreconocibles para mí.

Comida preparada

Comida preparada

Hay muchos puestos donde se vende comida preparada y, según me comenta mi amiga, es muy común que las madres trabajadoras recurran a puestos de esa naturaleza para no tener que cocinar además de trabajar fuera de casa.

¿Percebes?

¿Percebes?

Esto de la fotografía de la izquierda creemos que son percebes desecados pero no estamos seguros. El del puesto del merado me dijo que los pusiéramos en el horno unos minutos y estarían preparados. Tendré que escribiros para contaros qué nos han parecido porque tengo mucha curiosidad. Y lo de esta otra fotografía no son gusanos sino algas… Apetitosas, ¿no os parece?

Pinchos morunos

Pinchos morunos

Otra idea práctica del mercado japonés: pinchos morunos refrigerados listos para llevarlos a casa. Los hay de todos los sabores e ingredientes. Estos son de pulpo y de salmón graso marinado.

Marisco

Marisco

Aquí tenéis un puesto de marisco. Aparte de los mini-mejillones y las nécoras gigantes, apenas sé qué es nada más. Hay una especie de centollos aplastados como en los dibujos animados y una especie de lapas de tamaño increíble. En otro puesto venden camarones diminutos, tan pequeños que deben ser crías recién eclosionadas de sus huevas.

Encurtidos

Encurtidos

Variedad de encurtidos de verduras. Como veis, aquí no se limitan a los pepinillos y cebolletas, sino que lo encurten todo: calabacines, berenjenas, boniatos… Os imaginaréis el aroma que había junto a esos puestos.

Pescado seco

Pescado seco

Pescado rallado

Pescado rallado

Pescado seco. Este pescado se ralla como si fuera queso y sus virutas (en las bolsas, en la foto de la derecha) se utilizan como ingrediente de cocina. Recuerdo la primera vez que lo vi en un plato: como era un plato caliente, las virutas se retorcían como si estuvieran vivas. Daba muchísima impresión. Es un ingrediente muy, muy habitual.

Pulpitos rellenos

Pulpitos rellenos

Estos pulpitos estaban de moda. Los vimos en diferentes puestos y anunciados por todo lo alto. Quizá sea una novedad. Se trata de crías de pulpo rellenas de huevo de codorniz… en la cabeza.

Antigüedades

Antigüedades

Nuestros amigos nos enseñan una tienda muy especial. Se trata de un puesto especializado en la venta de libros y láminas de arte antiguas. Entre sus piezas podemos ver dibujos tradicionales de un colorido increíble e incluso algunos grabados de artistas muy conocidos en el país por unos precios imposibles. El barco de la derecha esta valorado en unos 10.000 euros.

La moda japonesa

La moda japonesa

Y luego nos llevan a otro puesto que nos hace mucha gracia. Está lleno de jovencitas japonesas que van de cubículo en cubículo. El puesto está dividido en media docena de cubículos que se cierran con una cortina. Al principio no sabemos de qué se trata pero luego nos damos cuenta de que son una especie de foto-matones. Nuestros amigos insisten que debemos hacernos unas fotos. J Posamos los cuatro juntos. Al rato salen las fotos ya terminadas… ¡son fotos con una terminación tipo dibujo manga, donde los ojos se redondean y agrandan y la piel pierde todas las arrugas! No me extraña que las jovencitas estén como locas. Es muy divertido.

Así termina nuestra visita al mercado. Ha sido una tarde de lo más entretenida y cultural. ¡Qué diferentes somos los pueblos y las gentes al comer!

Pronto os contaré más cosas. Un abrazo, J.

 

 

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s