Domodossola

Estándar

Domodossola es un pequeño pueblecito en la frontera italiana con Suiza. Desde Berna el trayecto en tren solo dura una hora y media y es de lo más cómodo. Voy a pasar allí el día de mi cumpleaños con una amiga. No tenemos ni idea de cómo es el pueblo, solo que está al otro lado de la frontera y es, por lo tanto, Italia.🙂

Domodossola

Domodossola

IMG_0821

Los colores del sol

En cuanto llegamos nos enamoramos del ambiente del pueblecito: todo son casas de piedra (en Suiza son de madera) y se respira historia por todas las esquinas. Sus callejas están adoquinadas y los edificios lucen alegres colores soleados. En casi cada calle encontramos gente charlando con animación. Se respira alegría.

Historia

Historia

Algunos de los árboles del pueblo nos hablan de la longevidad de su existencia y, por lo tanto, de lo antiguo de la villa. Son especímenes descomunales.

Por un momento es como si hubiese regresado a España, tan diferente es el ambiente comparado con Suiza.

Las casas

Las casas

Me siento totalmente cómoda en las calles, como si las conociera de toda la vida.

Me encantan los balcones llenos de plantas y los tejados de losas de piedra.

Sorpresas en los rincones

Sorpresas en los rincones

Muchos rincones ocultan sorpresas inesperadas y agradables.

Y así llegamos a la plaza del pueblo. Es tan parecida a lo que esperaba y tan similar a las españolas que me hace mucha gracia. Parece sacada de una película de Buñuel y podría estar en muchas ciudades o pueblos castellanos¿o no?

La plaza

La plaza

Hay gente tomando un café en las terrazas y algún que otro puesto de venta de quesos y otros productos de la zona. También hay algunas personas haciendo compras. Todavía no son más que las diez y poco de la mañana pero ya veis que hay bastante movimiento. A pesar de haber tanta gente, se respira mucha tranquilidad. Nadie se apresura y todos parecen pararse a charlar con quienes se cruzan como si no tuvieran ninguna otra preocupación ni obligación en la vida. Es un placer.

Miremos donde miremos

Miremos donde miremos

Seguimos paseando. Miremos donde miremos nos encontramos con retazos de historia y de “italianiedad.” Es un cambio agradable viniendo de Suiza. Es como si hubiésemos viajado a muchos cientos de kilómetros de distancia.

Italia, sin duda

Italia, sin duda

A mi amiga, estadounidense, le choca sobre todo ver tanta piedra en cada esquina. Claro, en Suiza todo es madera; no solo las construcciones sino incluso las decoraciones. Y aquí hasta algunos tejados están hechos de piedra.

La iglesia

La iglesia

Obviamente, en el centro del pueblo hay una iglesia muy antigua. Según reza el cartel que hay en su puerta, ya aparecía mencionada en escritos del año 900 y fue restaurada por primera vez allá por el 1400 y pico. El interior está lleno de impresionantes estatuas e imágenes de santos y Cristos.

En el exterior encontramos este altar con el fresco a su lado. A su derecha se alza una antigua colegiata restaurada.

La Virgen

La Virgen

Y no podía faltar la imagen de la Virgen con sus ramos de flores frescas, auténtica tradición de los pueblos mediterráneos católicos. Si no la hubiese visto no habría estado segura de estar en Italia🙂

¿?

¿?

Pero no creáis que aquí todo es historia y religión. También hemos visto varias tiendas de marcas muy conocidas, diversas boutiques con lo último en moda y un estilo envidiable en su forma de vestir, establecimientos de tatuajes y piercings, por no mencionar el balcón de esta calle cuya explicación ni siquiera voy a intentar ofreceros…

En la tienda

En la tienda

Entramos en una tienda de mermeladas, chocolates y conservas de verduras que, según nos explica su encargada, han ganado innumerables premios y son del todo naturales. Ella es un personaje que nos habla sin parar medio segundo durante el rato que nos cuesta comprar unas confituras, sin importarle que ninguna de las dos nos podamos expresar en italiano.

Mi comida

Mi comida

Es ella también quien nos recomienda uno de los restaurantes del pueblo. Como imaginaréis, queremos tomar algo italiano. Y mirad qué pequeño calzone me sirven a mí. No, no os preocupéis que no me lo terminé todo. No sería porque no estuviera bueno… estaba delicioso.

Postre

Postre

De postre…

Es un día de lo más agradable y un cambio de aires impresionante, sobre todo si tenemos en cuenta que solo nos separa una hora y media de Berna. Habrá que venir de vez en cuando.

Pronto os contaré más visitas por Europa. Un abrazo, J.

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

»

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s