Brienz, el pueblo de las 1001 esculturas

Estándar
Brienz

Brienz

IMG_09429 de trébol

Idiomas en Suiza. Suiza tiene cuatro idiomas nacionales que se consideran oficiales según su constitución: alemán (63,7%), francés (20,4%), italiano (6,5%) y  romanche (0,5%).

El plan para hoy es ir a descubrir alguna ciudad europea cercana porque mis hijas están de vacaciones por la Semana Blanca pero se nos tuerce. Debemos llevar al perro al veterinario. Afortunadamente nos dan buenas noticias y decidimos aprovechar lo que queda del día para conocer alguno de los incontables pueblecitos maravillosos de Suiza.

Y así acabamos comiendo junto al lago de Thun en un restaurante italiano donde la comida es buena y el servicio mejor🙂

Disfrutando de Suiza

Disfrutando de Suiza

Hace un día primaveral de cielos azules y una temperatura muy agradable. Mis hijas juegan al borde del agua durante un rato disfrutando de poder estar al aire libre.

Aguas turquesas

Aguas turquesas

Poco después continuamos nuestro camino y llegamos a Brienz, en la otra orilla. Es un pueblecito pequeño que se aferra a la orilla del lago y escala por las laderas de la cordillera de los Alpes. Las aguas del lago son aquí de un auténtico color turquesa, lo que les confiere un aire mágico de cuento de hadas.

Un muelle

Un muelle

Al lo largo de la orilla hay pequeños muelles para las barcas de recreo y de pesca de los habitantes del pueblo.

Estatua en madera

Estatua en madera

Y allí topamos con la primera de la infinidad de esculturas que decoran las calles de Brienz. Las hay de todos los materiales y estilos. Como el pueblo es famoso por su larguísima tradición en el tallado de madera y por sus escuelas de ebanistería y violines, supongo que su afán es demostrarlo y que quien lo visite no se quede con las dudas.

Trepadoras

Trepadoras

O tal vez sea que a los habitantes de este pueblo les gusta la decoración urbana. Mirad, si no, cómo han ido podando esta trepadora…

Decoraciones urbanas

Decoraciones urbanas

O qué han colgado en esta pared…

Seguimos avanzando y disfrutando de los paisajes imposibles de este país…

Paisajes imposibles

Paisajes imposibles

Estatuas de metal

Estatuas de metal

Estatuas de madera

Estatuas de madera

Y encontramos más estatuas.

Y más aún.

Sobre las casas

Sobre las casas

Las hay sobre las casas…

Ante los cobertizos

Ante los cobertizos

… y ante los cobertizos.

De verdad que resulta impresionante. Mires donde mires hay una o varias estatuas o esculturas. Y las hay de todos los estilos imaginables.

Esta es natural

Esta es natural

Hasta la naturaleza parece querer contribuir con sus propias figuras. Este pequeño arbolito crece sobre el camino de guijarros. ¿Lo habrán plantado a propósito o habrá crecido por voluntad propia?

¿Suiza?

¿Suiza?

El paseo por la orilla del lago aún tiene reservadas algunas sorpresas. Estamos en Suiza, ¿verdad? Y es finales de febrero, ¿no es cierto? Aún falta un mes hasta el comienzo oficial de la primavera… Si todo eso es así, ¿me puede explicar alguien, por favor, cómo puede haber palmeras aquí y con tan buena pinta ????🙂

El cantón de los osos

El cantón de los osos

Lo de encontrarse osos en esta pueblo es casi de esperar… todo el cantón lleva su nombre.

Madera

Madera

Por fin llegamos hasta una tienda que nos llama la atención y decidimos entrar. Solo venden productos hechos en madera. Como ya he mencionado brevemente antes, en este pueblo hay una escuela de ebanistería muy antigua. Y en todo el país se trabaja ese material desde tiempos inmemoriales.

Hay figuras para todos los gustos y todas son exquisitas. El trabajo es fino y los acabados increíbles.

El taller

El taller

Dentro de la propia tienda hay un pequeño taller que nos invitan a visitar. Allí trabaja una mujer tallando la figura de un pájaro; es la segunda de una pareja de cuervos.

El cuervo

El cuervo

En Suiza las carreras profesionales son tan importantes como las universitarias. Los centros escolares recomiendan ya en secundaria a sus alumnos cuál de los dos caminos deben seguir basándose en sus capacidades y destrezas. Así, una carrera de ebanistería puede durar cuatro años. Las plazas están tan solicitadas como en las mejores universidades y el prestigio profesional es equiparable.

Me encantan

Me encantan

Trabajos minuciosos

Trabajos minuciosos

Charlo con el empleado de la tienda y les invito a visitarnos un día en Berna para hacer una presentación parecida a la que tuvimos la semana pasada sobre los recortes de papel, para que nos explique de dónde viene tanta tradición y cómo se ha mantenido. Con un poco de suerte, llevará algunas piezas para vender. (Aunque debo confesaros que los precios son… ) Promete consultarlo con el jefe y ponerse en contacto. En principio le parece muy buena idea. ¡Qué bien!

Retratos

Retratos

En la tienda hay todo tipo de trabajos en madera: desde los más sencillos para niños hasta nacimientos completos increíbles o incluso retratos.

El callejón

El callejón

Continuamos nuestro paseo y llegamos hasta una empinada calle alpina que, según las guías de viaje probablemente sea “El callejón más bello de Europa,” con sus casas de madera del x XVIII y todos sus motivos decorativos tradicionales.

Por la tarde

Por la tarde

Llegamos al otro extremo del pueblo y damos la vuelta. Si siguiéramos avanzando nos saldríamos de Brienz. Ya es media tarde y la luz ha cambiado. No por ello el lago está más feo, solo parece más misterioso.

:-)

🙂

Esta vez no caminamos por la orilla sino que recorremos la calle principal y, cómo no, seguimos tropezando con estatuas y esculturas en casi cada esquina. (Esta en particular llamó mucho la atención de mi perro.)

La vaca

La vaca

Y ya la penúltima sorpresa de ese pueblo tan auténtico nos la da esta vaca que se asoma por encima de una tienda de relojes… Como veis, no tienen ningún reparo en mezclar lo clásico con un estilo totalmente kitsch.

Cencerros

Cencerros

En contraste con esa vaca y solo unos metros más adelante, en balcón de una casa privada, vemos esta colección de cencerros tradicionales antiguos (!)

¿Pedro?

¿Pedro?

Nos despedimos de Brienz con… una estatua, claro. Juraría que se trata de Pedro, el de Heidi, con sus cabras. ¿Qué os parece?

Pronto os contaré más cosas. Un abrazo, J.

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

»

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s