De aventuras por Friburgo

Estándar
En el Camino de Santiago

En el Camino de Santiago

Una calle en Friburgo

Una calle en Friburgo

Hoy toca Friburgo, esa ciudad con nombre alemán que se alza sobre su base medieval en la zona baja del río estirándose hacia la zona más moderna sobre las colinas. Está en una de las vías del Camino de Santiago.

Al llegar aparcamos en una plaza cerca de la catedral con intención de dar un paseo y visitar las famosas calles medievales, entre otras cosas.

Pero primero nos tomamos un café.

Y es aquí, en una chocolatería de Friburgo, donde nos deniegan el permiso para sacar fotografías por primera vez desde que llegamos a Suiza. Me pregunto si temen que los bombones vayan a ser copiados como si de un bolso de Louis Vuitton a manos chinas se tratara. En fin.

Para elegir

Para elegir

Como Friburgo está tan cerca de Gruyères, hay tiendas con montones de quesos regionales. Todos los que veis en esta fotografía son quesos de Gruyère. (Sí, este es en singular. El pueblo es en plural pero el nombre del queso con su denominación de origen es en singular… Misterios de la vida, supongo.)

IMG_7277Seguimos paseando y llegamos a una plaza donde hay un mercado de alimentos al aire libre. Venden algunas cosas curiosas como estas botellas de aceites y vinagres varios: vinagre de champán, aceite de pepitas de uva, vinagre de frambuesa…)

Setas, setas, setas

Setas, setas, setas

O setas varias que me hacen recordar los mercados de otoño de Polonia o Moscú.

Aunque no hay muchos puestos, en este país siempre hay algo que ver 

IMG_7280En el quiosco hay un montón de parejas bailando tangos. Recordad que es un miércoles cualquiera… Da la impresión de ser una clase privada. Lo que sí os digo es que nadie se corta un pelo. Aquí cada uno va a lo suyo.

Entramos por las calles adyacentes y nos dedicamos a curiosear escaparates.

Licores para todos

Licores para todos

Para regalos

Para regalos

Me encanta esta idea. Es un establecimiento donde tienen un montón de botellas con licores de todos los sabores y colores y los venden a granel. Puedes comprar una botella divertida o elegante y hacer un regalo. Está muy bien.

Y entonces pasa lo que pasa y nos llevamos un susto.

Decidimos bajar a la zona más antigua de la ciudad. Llegamos hasta el coche, subimos al perro, cerramos el portón y entonces me doy cuenta de que las llaves se han quedado dentro cuando hemos subido al perro porque el pobre está tan viejo que no lo puede hacer solo. ¡Maldición!

Policía de Friburgo

Policía de Friburgo

Obviamente, no conocemos a nadie en Friburgo. ¿Qué hacer? Todas las ventanas están cerradas. No hay forma de acceder al interior.

Lo primero es ir a la policía. Tenemos suerte. Hay una comisaría en la misma plaza. ¡Está cerrada! ¡Es la hora de comer!

En el horario que amablemente publican en su puerta indican que podemos llamar a un telefonillo. Lo hacemos. Contacten con el teléfono de urgencias 112, nos dice la voz. ¡Menuda ayuda!

Sin embargo, tenemos mucha suerte porque en esta ciudad el idioma predominante es el francés. Lo hablo muchísimo mejor que el alemán.

¡Por fin!

¡Por fin!

¡Un taxi! El conductor es muy amable y nos explica que hay un cerrajero en la estación del tren. ¡Pero no sabemos dónde esta eso, tampoco! Se ofrece a ir hasta allí para dar parte y que nos vengan a ayudar. Nos sentamos en un café que hay en la misma plaza a esperar al cerrajero. Comentamos lo que nos está pasando con el camarero. En seguida se ofrece a llamar a alguien para que nos ayude. Obviamente, a todo el mundo le preocupa el perro encerrado en el coche. Pasa un cuarto de hora y el cerrajero que no aparece.

 

Llega a la plaza un camión del servicio eléctrico. Los empleados se preguntan si hay alguna manera de echarnos una mano. Nadie sabe muy bien cómo abrir un coche sin su llave. 🔑🔑🔑

El camarero del café llama entonces a una empresa de seguros que queda en mandar a alguien que tardará unos cincuenta minutos. Aprovechamos para comer algo con toda rapidez. Tenemos suerte y nuestro salvavidas aparece bastante antes.

¿Buscabas esto?

¿Buscabas esto?

Ayudándose con unas cuñas inflables, insufla aire por una rendija lateral de la puerta, introduce una que fuerza la parte superior un poco más abierta y con un alambre duro y torcido, abre por fin el coche. ¡Buf!

En cuanto volvemos al café con el perro, los camareros nos sirven agua para él.

La amabilidad de toda la gente hoy ha sido una bendición. Así da gusto vivir en cualquier lugar del mundo.

Hasta pronto y un abrazo, J.

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s