En todas partes cuecen habas

Est√°ndar
Hotel

Hotel Schweizerhof

Ayer qued√© con unas cuantas madres del colegio para ir a ver El Lago de los Cisnes en la ciudad, Berna. La cita era por la tarde en uno de los mejores hoteles, el¬†Schweizerhof,¬†donde pretend√≠amos cenar algo para luego dirigirnos al teatro. Una del grupo reserv√≥ una mesa para doce personas un par de semanas antes por lo que no consegu√≠amos entender qu√© estaba ocurriendo cuando llegamos y los porteros nos dijeron que el bar estaba cerrado y que no hab√≠a ninguna reserva a nombre de esa persona. ūüė≥ ¬ŅC√≥mo? Mir√© de nuevo mis mensajes en el tel√©fono por si nos hubi√©ramos equivocado de lugar pero all√≠ dec√≠a claramente nuestra amiga que hab√≠a ido al hotel y reservado la mesa en el bar‚Ķ Tambi√©n sab√≠amos que ella iba a llegar algo m√°s tarde porque su hija sal√≠a de nataci√≥n a la misma hora a la que hab√≠amos quedado. ¬ŅQu√© hacer?

Mi hija mayor y otra de las ni√Īas se fueron a buscar alg√ļn restaurante que tuviera sitio para el grupo. Todo lleno. Se fueron algo m√°s lejos. Igual. A√ļn m√°s lejos‚Ķ todo esto mientras otra madre y yo segu√≠amos en el hotel con los porteros esperando a la organizadora y a las dem√°s madres para intentar entender qu√© estaba ocurriendo.

Al final lo que estaba ocurriendo era muy sencillo. Una empresa hab√≠a contratado el bar en su totalidad para un evento privado y el hotel, a pesar de las reservas previas y sin avisar a nadie, lo hab√≠a cerrado al p√ļblico. Nuestra amiga hab√≠a hablado con la encargada esa misma ma√Īana y √©sta le hab√≠a dicho que tal vez tuvieran una empresa pero que no se preocupase, que la llamar√≠an en caso de que hubiese alg√ļn problema. Ni llamada ni nada. Tuvimos que buscarnos la vida como buenamente pudimos. ūüė°

Nuestro camarero

Nuestro camarero

Tuvimos suerte y las chicas consiguieron encontrarnos una mesa en un restaurante italiano. Todas entendemos que se portaron muy bien con nosotras organizando un grupo tan grande sin previo aviso pero no os pod√©is ni imaginar la actitud del camarero que nos toc√≥ en suerte. Se le ve√≠a estresad√≠simo pero si alguna se atrev√≠a a decirle algo del tipo: “¬Ņme pude traer un botell√≠n de agua, por favor?” hasta nos chillaba!!!!! Maleducado es decir poco. Y para empeorar a√ļn las cosas un poco m√°s, solo miraba al suelo y no hab√≠a forma humana de llamar su atenci√≥n.

Imaginaros cómo se puso cuando una de las madres le dijo que quería cuentas separadas. Jajaja, casi le da un infarto.

El lago de los cisnes

El lago de los cisnes

Bueno, finalmente conseguimos llegar al teatro a tiempo y, aunque la actuación no fue ninguna maravilla, no sirvió para relajarnos tras tan ajetreada cena.

La guinda del pastel nos la han puesto hoy. Varias de las que quedamos ayer ten√≠amos hoy otro compromiso en otro restaurante diferente al de ayer. La mesa estaba tambi√©n reservada desde hac√≠a dos √≥ tres semanas. El camarero de hoy (!) primero se ha puesto a discutir con una de las comensales que ha rechazado su plato vegetariano porque conten√≠a huevo, argumentando que el huevo no es un vegetal. Pues s√≠, el camarero se ha puesto a discutir‚Ķ “No haber pedido este plato,” le ha dicho. Nuestra amiga le hab√≠a preguntado si era un plato vegetariano antes de pedirlo…

El restaurante de hoy

El restaurante de hoy

En fin. Lo más alucinante de todo ha sido cuando, apenas terminado el café, nos ha pedido que nos fuéramos si no pensábamos tomar nada más. Así de claro. Sí, sí, que nos marcháramos. Alucinad.

Así que ya veis que en todas partes cuecen habas.

Un abrazo y hasta la próxima, J.

Acerca de Jessica J. Lockhart

Human√≥loga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo¬ģ, el coaching de vida, el mentoring, la ling√ľ√≠stica... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanolog√≠a¬ģ y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta p√°gina es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energ√≠a y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching¬ģ, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology¬ģ to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

»

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Est√°s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi√≥n / Cambiar )

Imagen de Twitter

Est√°s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi√≥n / Cambiar )

Foto de Facebook

Est√°s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi√≥n / Cambiar )

Google+ photo

Est√°s comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesi√≥n / Cambiar )

Conectando a %s