Disfrutar de Barcelona un día cualquiera

Estándar
El Born

El Born

Aunque esta semana he tenido que volver a Barcelona, ha sido otro viaje relámpago y solo he podido disfrutar de un día de paseos por sus calles.

Hemos vuelto al Born, ese barrio también llamado Barrio de la Ribera, donde está la iglesia de Santa María del Mar. Queremos comer marisco, algo que no podemos encontrar en Suiza.

Las ruinas

Las ruinas

Primero entramos en el imponente edificio del antiguo mercado donde hace no mucho tiempo se encontraron unas ruinas increíbles por su gran estado de conservación que hoy se han abierto al público. Son las de una Barcelona del siglo XVII, con calles adoquinadas, edificios de espacios minúsculos y apelotonados donde de vez en cuando se oía eso de, “¡agua va!”

El antiguo mercado

El antiguo mercado

El edificio del mercado es de por sí digno de verse. Construido en su totalidad con materiales de la zona, refleja fielmente los estilos y las técnicas arquitectónicas de la época. Hoy alberga, además de las ruinas, varias salas de exposiciones.

Cervecería con estilo

Cervecería con estilo

Y no debemos olvidar la tienda-restaurante de la emblemática marca de cervezas catalana Moritz. Un buen sitio para probarla y disfrutar del entorno a la vez.

Para no quedarse con hambre

Para no quedarse con hambre

Ya en la calle, me llama la atención este pequeño cruasán de un escaparate. Comparadlo con los bocatas de abajo. Es gigantesco. Mi amiga me cuenta que en Barcelona se han puesto de moda los maxi-cruasanes, que no es que lo hayan puesto ahí para que la gente se acerque a ver qué venden, sino que ese es el nuevo tamaño de comercialización. ¿Y será de ración única…?

Un clásico

Un clásico

Entramos en el antiguo bar El Xampanyet, inaugurado hace más de un siglo y en manos de la misma familia y con el mismo estilo desde 1929. La decoración es como entonces y parece hacernos retroceder en el tiempo. Estamos mirándola cuando se nos acerca un hombre que se nos presenta como el actual dueño del local, la tercera generación. Y a partir de ahí, la visita al bar coge carrerilla…

El sifón del abuelo (el más pequeño)

El sifón del abuelo (el más pequeño)

“Esteban el Joven”, como lo conocen en el barrio aunque su nombre ni siquiera sea Esteban, que lo era de su padre y de su abuelo, nos va mostrando lo más peculiar de su local… ese sifón que fue el primer objeto que compró su abuelo cuando se hizo con el bar y cuyo contenido no quiso apurar y conservó como recuerdo de su aventura emprendedora…

Las barricas

Las barricas

O las barricas originales que todavía quedan en las alturas al fondo del local para que todo el mundo las pueda ver. Una de ellas aún está en uso.

La historia del tabaco español

La historia del tabaco español

¿Y este cuadro con los tabacos más auténticos de la España profunda de entonces? Los Celtas eran los que fumaba mi padre: tabaco negro sin boquilla. Aunque los bisontes también eran cosa solo de hombres🙂 ¿Alguno de vosotros los recuerda? ¿Los fumasteis alguna vez?

¡Únicas!

¡Únicas!

Nos hemos sentado a tomar una caña y las anchoas que nos ha recomendado el dueño como especialidad de la casa. ¡Madre mía! Nunca había comido unas anchoas tan sabrosas. Y mirad que he comido anchoas en muchos sitios del mundo. ¡Qué maravilla! Ya solo por las anchoas merece la pena ir a este sitio.

Pedro y sus amigos

Pedro y sus amigos

Cuando nos sentamos, un grupo de jubilados que están dándole al cava empiezan a charlar con mi amiga. Una cosa lleva a otra y Pedro, uno de ellos, se pone a cantar un bolero. Mi hija mayor le responde con su propio tema. Se hace un silencio sepulcral en el bar. Hasta la gente que pasa por la calle se para ante la puerta abierta para escucharla. Cuando termina, los aplausos son atronadores. Intercambian un par de canciones más y ya somos amigos de toda la vida. Cosas de los bares de esta tierra, que no son como los de ningún otro lugar del mundo. Brindamos los unos a la salud de los otros, pasamos un buen rato charlando y llega la hora de marchar.

La Virgen del mar

La Virgen del mar

La magia de su luz

La magia de su luz

Entramos un momento a la iglesia de Santa María del Mar para verla con la luz del día a través de sus vidrieras. Es aún más mágica si cabe.

Vamos al fin a tomar marisco. ¡Cómo lo echamos de menos en Suiza! Pero claro, hay que entendernos. Venimos de Moscú y allí tampoco hay mucho. ¿Por qué será que los lugares donde nos destinan nunca son ricos en marisco?

¡Menudo atracón!

¡Menudo atracón!

Disfrutamos de lo lindo: bueyes, langostinos a la plancha, chipirones, berberechos, navajas, chanquetes, mejillones, ensalada… Buf, ni los romanos. ¡Qué banquete! Hay cosas en la vida que no se deben dejar para otro día😉

Pronto os contaré más cosas. Un abrazo, J.

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s