Suiza no es país para aracnofóbicos

Estándar

Nooooooooooo.

Yo padezco una terrible aracnofobia desde niña. La padecía mi padre y la padecía mi tío. Y soy de esas que se encuentran arañas casi donde vaya. Una vez en California, estando en casa de ese tío que también les tenía terror, fui a encontrarme nada menos que una viuda negra de paseo por la moqueta del salón. Y otra vez, en Lasarte, Guipúzcoa, entró una araña tan grande en mi cocina que mi gato le daba golpes y no la conseguía mover. Supe que no era una tarántula porque, aunque era del mismo tamaño, no tenía pelo.

En Rusia estaba feliz. No vi casi ninguna y las que encontré eran pequeñas y de poca monta.

Pero en Suiza les encantan. Se dice que las casas donde hay arañas son casas saludables.😦😦😦

El caso es que algunas me había encontrado… y lo iba llevando. Hace unos días, mientras planchaba en el cuarto de la ropa, apareció una grandecita correteando por el suelo. Tuve que llamar a mi marido porque se escondió detrás de la puerta. Y eso ya exige un nivel de valentía que yo no tengo.

Brrrrrrrrrrrr

Brrrrrrrrrrrr

Pero lo de ayer… lo de ayer ya fue un poco exagerado. Mi hija mayor y yo bajamos al sótano para vaciar las cajas que faltaban. Cuando íbamos a entrar me detuvo con un grito. De inmediato supe de qué se trataba. Como comprenderéis, si se tiene aracnofobia, este tamaño impone… mucho.

Gracias a que estaba ella y la mató. No sé qué habría hecho si llego a estar sola.

Lo malo es que unos minutos más tarde, subiendo otra vez desde el sótano me encontré a la prima de la primera. Y sé que era su prima porque era igualita, igualita, como dos gotas de agua. “¡Hijaaaaaaaaaa!” Yo lo intenté. Le di un escobazo. Pero se escapó. “¡Hijaaaaaaaa!” Buf, me salvó otra vez.

¿Tendrá algo que ver todo esto para que me haya despertado a las dos de la mañana y no me pudiera dormir hasta eso de las cinco?

Y brrrrrrrr otra vez

Y brrrrrrrr otra vez

Pero lo de hoy ha sido de infarto auténtico. Parecía que estuviéramos en una de las pelis de Harry Potter. Lo de la pasión suiza por las arañas se me escapa un poco, qué queréis que os diga. Mirad la ventana de la parte de arriba…

Una fachada cualquiera

Una fachada cualquiera

Más vale que aún les gustan más las vacas que las arañas y que también las prefieren como motivo decorativo. En fin, curiosidades de ese país, supongo.

Un abrazo y hasta pronto, J.

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s