Visita a Interlaken

Estándar
¡Qué color!

¡Qué color!

Casa en Interlaken

Casa en Interlaken

Ayer fuimos a comer a Interlaken, a poco menos de una hora de distancia de Worb en dirección a las montañas. Se trata de un pueblecito famoso entre los suizos por su belleza. Su nombre significa “entre lagos” y sí es cierto que las aguas de los dos lagos que bordea (el lago Thun y el Brienz) son de un color espectacularmente verde. Hace más o menos un siglo tenía otro nombre pero decidieron cambiarlo porque el actual cobró mucha popularidad entre los visitantes europeos a quienes les resultaba más sencillo porque sonaba a latín. Es la puerta de entrada a la zona montañosa y da acceso a un montón de actividades: funiculares, saltos en parapente, piragüismo, vuelos en helicóptero… por no mencionar el esquí, claro.

Interlaken

Interlaken

El pueblo es puramente alpino y turístico desde hace siglos con casas de madera e incontables hoteles. Hay flores y color por doquier.

En las tiendas

En las tiendas

Las calles están cuajadas de tiendas de recuerdos y objetos suizos como relojes y cencerros y también hay restaurantes casi en cada edificio. Vimos camisetas, chocolates, vacas de todas las formas, colores y materiales, todo tipo de representación del edelweiss, cucos, muñecos y figuras tallados en madera, navajas varias, y condimentos y contenedores diversos para preparar fondue.

(pinchad el enlace para ver el vídeo)

Con el perro

Con el perro

Entramos en varias tiendas a comprar algún recuerdo para que mis amigas se lo llevaran a España y en una de ellas pasamos un rato de lo más divertido con mi perro. Resulta que en el interior tenían un conejo y un perro de juguete a pilas que se movían y hacían ruido. Mi perro alucinaba. Se entusiasmó con los dos juguetes y no sabía si ponerse a jugar con ellos o atacarlos. Los miraba, los olía (a distancia, no le fueran a moder), daba saltos, meneaba el rabo, se agachaba, se levantaba… todo un espectáculo. Las empleadas y los clientes de la tienda se reían a carcajadas como nosotras. Fue tan gracioso que acabé comprándole uno de los perritos para que juegue en casa.🙂

Vimos muchos coreanos y de hecho, cuando paramos a comer la casi obligatoria fondue, las dos camareras del restaurante eran de allí. Estando sentadas a la mesa llegaron dos grandes grupos de compatriotas de las chicas que llenaron todos los asientos disponibles. Las camareras nos contaron que en el pueblo hay un buen restaurante de su país, algo que de seguro iba a alegrar a mis hijas y a mi marido cuando se lo contara por la noche, ya que son grandes admiradores de su cocina.

Fondue

Fondue

La fondue estaba buenísima, esta sí. Y los precios que vimos por allí eran la mitad que los de Berna. Así que la disfrutamos un montón. Vimos que se ofrecía (junto con la raclette) en casi todos los restaurantes de la zona y cumplimos con el ritual de tomárnosla acompañada de vino blanco.🙂 A mis invitadas les supo a gloria.

Y claro, nos dedicamos a dar paseos y disfrutar del buen tiempo y del entorno agradable de Interlaken.

Hoteles

Hoteles

Más hoteles

Más hoteles

Algunos hoteles del pueblo son espectacularmente bellos y otros resultan de lo más curiosos por su estructura o su decoración. (Observad el detalle de la vaca roja en el jardín del hotel de la izquierda y los textos escritos en la fachada de madera del de la derecha. Lo de los escritos nos lo hemos encontrado en muchas fachadas, debe ser una costumbre del país o algo así.)

Y aún más hoteles

Y aún más hoteles

Las cumbres

Las cumbres

Las montañas de aquí ahora no tienen nieve pero sí que vemos las cumbres blancas un poquito más alejadas recortadas en el horizonte.

La cabra

La cabra

Y el día de mi perro ya fue completo del todo cuando se encontró cara a cara con una cabra en mitad del pueblo!!!!! La cabra estaba tranquilamente tumbada sobre unas maderas que le habían construido para eso y tomaba el sol mirando el paisaje y a los que pasábamos junto a su terrenito. Pero cuando volvimos unos minutos más tarde por el mismo camino, la cabra había bajado de las tablas y paseaba sobre la hierba. Nos vio acercarnos y, toda chula, se arrimó a la pequeña alambrada que le separaba de la acera. Mi perro la miraba como diciendo… “¿y este juguete por qué no hace ruido como el otro?” Y en ese momento la cabra se le enfrentó y le embistió. Jajajajaja, ¡qué susto se llevó! Fue un día de sorpresas para el pobre chucho.

¡Sorpresa!

¡Sorpresa!

IMG_5397Acabamos la tarde visitando una tienda y un restaurante coreanos para comprar algunas cosas asiáticas que a mi familia les encantan. Fue un día bonito y de lo más entretenido. E Interlaken nos gustó mucho como pueblecito a visitar un día de turistillas y para disfrutar sin tener que desplazarnos muy lejos.

Hasta pronto y un abrazo, J.

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s