Seguimos conociendo California

Estándar
Apple

Apple

Esta mañana hemos conducido hasta Cupertino porque mi marido quería visitar la sede de Apple. No me ha parecido demasiado interesante. Hemos entrado en la tienda (la única parte del edificio abierta al público) pero no hemos visto nada que nos haya llamado la atención. Aparte de todos los productos que no son máquinas que se pueden encontrar en sus tiendas por todo el mundo. también vendían camisetas y gorras. (Porque las máquinas: teléfonos, ipads, ordenadores, etc., no los venden en su tienda.) ¿Qué queréis que os diga? Yo esperaba encontrar carcasas de diseños especiales o fundas con la firma de Steve Jobs… no sé. Pero nada.

Coche eléctrico

Coche eléctrico

Lo que sí me ha gustado es encontrarme con un coche eléctrico aparcado y cargándose junto a otros espacios libres para otros coches como él. Eso demuestra que sí que intentan cuidar un poco el medioambiente.

Jardines de apple

Jardines de apple

Y también me ha encantado ver que Apple tiene todos sus jardines llenos de olivos. Como veis, son muy pequeños. No sé si tienen previsto dedicarse a la comercialización de aceite de oliva o a la venta de aceitunas de aquí a unos cincuenta años… ¿Será que tienen previsto cambiar de logotipo y dejar de llamarse Apple para empezar a llamarse Olive?

Remolques abiertos

Remolques abiertos

Hemos enfilado carretera hacia Yosemite. Por el camino hemos visto algunas cosas curisosas, como este camión cargado de sandías que no estaba cubierto. Las sandías estaban apoyadas en los remolques como en los antiguos tractores de nuestros pueblos. Yo eso no lo he visto en ningún sitio de Euroopa…

California

California

Toda la ruta nos ha llevado por una California seca y con gigantescos campos vallados donde de vez en cuando se veían algunos toros, vacas o caballos. La gente suele relacionar este estado con las playas y el mar pero es tan gigantesco que tiene todo tipo de climas y paisajes.

Sonora

Sonora

Hemos parado a tomar algo en un pueblo totalmente reminiscente de la época de los vaqueros y de los buscadores de oro: Sonora. Seguro que a muchos de vosotros os suena el nombre. De hecho, es uno de los más famosos de la famosa Fiebre del Oro. Y lo mejor es que no ha cambiado gran cosa desde entonces. Las calles están flanqueadas por edificios como los que vimos en Universal Studios pero con la diferencia de que estos son de verdad. Si hubiese aparecido el sheriff caminando por una de las calles (porque aún siguen vistiendo como los de las películas) no nos habría sorprendido.

Restos de la fiebre del oro

Restos de la fiebre del oro

Nos hemos tomado un yogur helado y disfrutado del ambiente tranquilo y pintoresco de la ciudad. La gente es muy amable y todos alucinan cuando nos preguntan de dónde somos. No están muy acostumbrados a encontrarse europeos por aquí. Los únicos turistas son californianos o, como mucho, de otros estados. Pero les encanta. En seguida nos hacen mil preguntas.

Todo el entorno que rodea esta zona es puro bosque salvaje. Hemos visto ciervos salvajes y alguna que otra ardilla. ¿Encontraremos algún oso?

Cadillac aparcado ante el restaurante

Cadillac aparcado ante el restaurante

Después, ya camino del hotel, hemos parado para cenar en un restaurante local. Ha sido bastante divertido porque los clientes, todos locales, se han dirigido todos a nosotros, como ya va siendo habitual, y hemos acabado manteniendo conversaciones con todos ellos. Así hemos aprendido, por ejemplo, que aquí hay unas abejas que se conocen como las “abejas carnívoras” porque cuando te pican no te clavan el aguijón sino que te arrancan un pequeño pedacito de carne. Y también hemos descubierto que debíamos ir a una esquina del bosque en particular para ver la puesta de sol. Como veis, la recomendación local ha merecido la pena. Ya estamos en la zona de Yosemite. Mañana visitaremos el parque. Esto es paradisíaco.

Anochece en California

Anochece en California

Un abrazo y hasta entonces, J.

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s