Segundo día en Disneylandia

Estándar
Los hipopótamos

Los hipopótamos

Piratas del Caribe

Piratas del Caribe

En nuestro tercer día en California volvimos a Disneylandia. Aún nos quedaba mucho por ver. Primero entramos a la zona de Aventuras donde nos embarcamos en un viaje por el amazonas. Allí vimos elefantes, hipopótamos, boas y tribus salvajes, entre otras cosas. Después entramos en una de mis atracciones favoritas, los Piratas del Caribe, que fue la base de las películas de piratas de Disney. Se trata de un recorrido (en barcas para varias personas) por diferentes imágenes de la vida de los corsarios. Está diseñada con muñecos mecanizados que cantan una melodía pirata muy pegadiza y representan todas las fases de la vida de aquellos aventureros. Me encanta.

La silla

La silla

Lo que no me gusta tanto es que mi espalda sigue dando guerra, así que acabo decidiendo que no me quiero fastidiar el resto del viaje y pido que me dejen una silla eléctrica. No puedo aguantar las colas de pie. Me resulta muy difícil aceptar que debo pedir la silla pero al final es lo mejor. Además, como voy con la silla, nos hacen pasar sin tener que esperar las largas colas de las atracciones, unas colas de aproximadamente media hora cada una. Así recorremos casi todo el resto del parque en solo la mañana. Pero no os vayáis a creer que las atracciones están pegadas una a la otra. Hay cierta distancia entre atracción y atracción y al cabo del día se camina bastante. Por eso (además de las largas esperas) hace falta tanto tiempo para disfrutar del parque.

Fantasmas

Fantasmas

La Mansión Encantada

La Mansión Encantada

Después de los piratas visitamos la Mansión Encantada. Es una gozada. Ves auténticos fantasmas bailando, celebrando banquetes e incluso hay uno que se atreve a sentarse a tu lado… Los hay que te hablan moviéndose con toda naturalidad y los hay que aparecen de pronto, sobresaltándote. Hay fantasmas en forma de holograma y de huesos y toda la atracción se desarrolla en un recorrido en cochecitos que te llevan de sala en sala. Y lo mejor es que es una casa del terror para niños porque los fantasmas no son terroríficos sino tipo espíritus y no hay sangre ni asesinos con sierras, ni nada parecido. Todo un clásico.

Personajes

Personajes

Como yo no me podía montar en las montañas rusas ni nada parecido, varias veces me tocó quedarme esperando fuera a mi marido y a mis hijas. En esos ratos me encontré con otros personajes de los más tradicionales.

Decorados

Decorados

Otra de las cosas que más me gustan de Disneylandia son los decorados. Mirad qué gozada de barcaza y qué paisajes tan auténticos. En la zona vaquera los árboles y la vegetación son desérticos mientras que en Fantasía, son verdes y llenos de flores. Está cuidado hasta el más mínimo detalle.

La ambientación en general es muy buena. Te sientes transportado a otros mundos. Si no, mirad este grupito de músicos del antiguo oeste, no me diréis que no son auténticos…

MVI_3178

La Sirenita

La Sirenita

Al final de la mañana pudimos ver parte de uno de los desfiles que se celebran todos los días. En este salían los personajes más clásicos y era el desfile musical. Las carrozas y sobre todo los disfraces eran de cuento de hadas. Los niños estaban entusiasmados.

California Adventure

California Adventure

De allí ya decidimos pasar al segundo parque, a California Adventure. Está dedicado al cine pero no a las películas clásicas de Disney, sino a las que han hecho Disney y Pixar en colaboración.

Las atracciones en este segundo parque son más para adultos excepto en la zona de Bichos, donde las hay para los peques. Se trata de montajes más modernos y con los últimos adelantos.

Un viaje en el tiempo

Un viaje en el tiempo

Toda la ambientación es como si hubiésemos retrocedido en el tiempo y vuelto a los años cincuenta.

Mi hija mayor se leyó todos los catálogos y por eso nos iba guiando hacia las atracciones más interesantes.

El ascensor

El ascensor

La primera en la que subimos representa una película clásica de terror que se sitúa en un hotel donde cae un rayo y la gente que viaja en el interior del ascensor queda atrapada allí en forma de fantasmas durante años. La atracción es el ascensor, un ascensor con caída libre. Nos montamos y llegamos hasta nuestros asientos guiados por un ascensorista terrorífico. Comenzamos a subir en la oscuridad… Se oyó un trueno y refulgió un relámpago. El ascensor empezó a caer en caída libre. Volamos en los asientos, sujetos por las correas de seguridad. ¡Qué sensación más aterradora!

Interior del hotel

Interior del hotel

En mitad de la caída libre se abre una gran ventana ante nosotros mostrándonos el exterior. Estamos a muchíííísimos pisos de altura, no sé cuántos. Glup, glup, glup. Y de pronto, el ascensor se detiene unos segundos y… ¡aaaaaaaaaahhhhhhhh! volvemos a caer sin freno. Así durante un montón de minutos. No apto para cardíacos.

El nuevo parque de Disney tiene además una montaña rusa y una noria muy especiales. Las góndolas se deslizan por unas barras de metal dando la sensación de que se van a caer, por lo que no se trata de una noria tradicional. Aquí todo tiene más emoción.

Mis hijas y mi marido siguen montándose en atracciones mientras yo les espero. Además, para sorpresa de todos, ¡está lloviendo! Bueno, lloviendo, lloviendo… está lloviznando. Sí, ya veis, estamos en California y está lloviendo en pleno julio mientras dejamos en Moscú un tiempo bochornoso. El mundo está al revés.

California Adventure por la noche

California Adventure por la noche

Se nos hace de noche disfrutando del parque y sus atractivos.

La última atracción en la que subimos antes de cenar es una especie de simulador de vuelo en el que, sobre unas pantallas gigantes y con tecnología de realidad virtual, volamos por paisajes diversos provocándome un ataque de vértigo que me obliga a cerrar los ojos y gritar de terror cuando los abro. ¡Qué impresión! Es como si estuviéramos en un ala delta a propulsión sobre el mar, sobre un campo de golf, en mitad de una ciudad… auténtico.

Con eso terminamos nuestro segundo día en Disneylandia y nos marchamos tras haber pasado un día lleno de emociones.

Y yo también os dejo por hoy. Pronto os contaré más cosas. Un abrazo, J.

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

»

  1. De ir en
    la silla no te preocupes, por lo visto aquí en las playas es el último grito, aquí hacen carreras….se están planteando legislar el tema, en fin ya se sabe que España es diferente, para lo bueno y para lo malo….

    Me gusta

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s