Primeros días en California

Estándar

Hoy es nuestro cuarto día en California pero la conexión a internet en nuestro hotel es tan mala que no he podido actualizar el blog.

Estamos en otro mundo. Y no me refiero solamente a Disneylandia, donde nada es real y todo es mágico, sino a California como tal. Después de salir de Rusia, hemos llegado al país de las casas de mentira (por cómo están construidas) y de la amabilidad endémica. Ahora os lo explico, pero mejor voy en orden y así no me pierdo.

Destino: Alicante

Destino: Alicante

Salimos de Moscú rodeados de rusos camino a Alicante y otros lugares de España y tras once horas y media hasta Houston, donde hicimos una escala de seis horas, montamos en nuestro avión final con destino a Los Ángeles. Llegamos al hotel unas 30 horas después de haber salido del de Moscú. ¡Buf, qué agotamiento!

El primer hotel en California

El primer hotel en California

El hotel es muy sencillo. No buscamos nada sofisticado porque solo venimos a dormir y preferimos gastarnos el dinero en otras muchas cosas. Pero como veis, tiene su encanto, porque nos recuerda a los moteles de carretera que se ven en las películas. Las habitaciones no son grandes y desayuno resulta muy curioso, entre otras cosas, porque es muy poco sano: cereales infantiles, pasteles, magdalenas y wafles. Ah, sí, en un rincón hay plátanos y naranjas. Y para beber hay café “americano” (no hace falta mayor descripción,) zumos y leche.

Desayuno

Desayuno

Lo que más nos llama la atención del desayuno es que la gente baja… en pijama. Y no os creáis que es solo ella, sino muchos de los alojados aquí.

El primer día fuimos de compras porque habíamos decidido no traer champú ni cosas así, pudiendo comprarlas aquí. La calidad es muy, muy superior y el precio realmente barato. Así que nos fuimos a un supermercado y nos hicimos con lo que necesitábamos.

Bufete coreano

Bufete coreano

Comimos en un bufete coreano. Fue muy divertido porque en la mesa había una plancha caliente donde te podías cocinar tu carne o tu marisco como tú quisieras. Estaba bastante lleno de gente, sobre todo oriental, y podíamos elegir entre varias ensaladas diferentes, un montón de carnes, algo de marisco y fideos y platos ya preparados. También había postres y helados. Para los no iniciados la cosa era un pelín complicada porque solo había palillos para comer. No te ofrecían siquiera tenedor y cuchillo. Así que, o sabes comer con esos utensilios, o más te vale hacer un cursillo acelerado de urgencias si no te quieres morir de hambre. 😄

Galletas de la fortuna

Galletas de la fortuna

Mi hija pequeña encontró galletas de la suerte y nos trajo una a cada uno. 😊 Los mensajes no es que fueran realmente reveladores, nada especial.

Playa de Santa Mónica

Playa de Santa Mónica

Después fuimos al muelle de Santa Mónica, a la playa, porque teníamos entradas para Disneylandia a partir de segundo día. El muelle es un lugar turístico lleno de atracciones de feria. Hacía un día precioso y aprovechamos para descansar y que nos diera un poco el sol. La playa es interminable y estaba llena de gente bañándose, tomando el sol, paseando… Y en mitad de la arena había un coche de policía vigilando que no hubiera ningún incidente. Y yo me pregunto, ¿no se les estropea el coche, metiéndose así en la arena?

Percebes en Santa Mónica

Percebes en Santa Mónica

El muelle es más bien pequeño y se alza sobre el mar con unos pilares cubiertos de percebes. ¡Ay, si estuvieran aquí las percebeiras de Galicia! ¡Cómo se lo montarían! Porque, que yo sepa, los españoles son los únicos que se comen estos bichos. En el resto del mundo los tiran. ¡Qué pecado!

Muelle de Santa Mónica

Muelle de Santa Mónica

En el muelle hay una noria, una pequeña montaña rusa y varias atracciones más de feria tipo tiro pichón, además de varios restaurantes. Entramos en uno mejicano a tomarnos un margarita y nos ofrecieron auténticos nachos con salsa picante. La salsa no se parecía en nada a la que podemos encontrar en Europa. Estaba para chuparse los dedos del todo.

También había gente pescando.

Fue una tarde muy agradable en la que además, el tiempo era maravilloso, sin demasiado frío ni demasiado calor. Una gozada.

Disneylandia

Disneylandia

El segundo día fuimos a Disneylandia. A la auténtica Disneylandia, la que diseñó Walt Disney antes de morir y se inauguró en 1955. Sigue igual que cuando estuve yo hace más de veinte años. Aquí el tiempo no pasa. Aunque a unos pocos metros han abierto un parque de atracciones nuevo, Disneyland Adventure, que nos reservamos para el último día.

IMG_2937Nada más llegar nos encontramos con algunos de los personajes más memorables… Además de ver a Mickey, nos hicimos fotos con Pluto y con Goofy. No conseguimos hacernos una con Mary Poppins, aunque la vimos pasar y decidimos no hacer la cola para estar con Minnie porque preferíamos montarnos en las atracciones. Pero sí que veíamos a los diferentes personajes en un sitio u otro. Los más pequeños hacían largas colas para conseguir sus autógrafos y una foto con ellos.

La Guerra de las Galaxias

La Guerra de las Galaxias

La primera atracción a la que nos subimos fue la de la Guerra de las Galaxias, un simulador de viaje espacial muy divertido que, pilotado por uno de los androides, te hace sentir que estás inmerso en una batalla estelar e incluso que saltas al hiperespacio. Los muñecos son tan reales en sus movimientos que parecen auténticos humanoides.

Darth Vader

Darth Vader

Al salir nos topamos nada más y nada menos que con el mismísimo Darth Vader…

Subimos en muchas atracciones en las que no pude sacar fotografías, bien por el movimiento, bien porque estaba prohibido. Hay montañas rusas, otras realidades virtuales, representaciones de los cuentos más clásicos con visitas a sus mundos… un poco de todo. Pero cada atracción está construida con magia y de tal manera que, durante unos minutos, te sientes transportado a su imaginario.

Disneylandia está dividida en diferentes áreas: la zona de la Fantasía, donde encuentras los clásicos como Peter Pan o Blancanieves; la zona de la Frontera, con los indios, vaqueros y buscadores de oro; la zona de la Aventura, con montañas rusas imposibles y visitas al Amazonas; la zona del Futuro, con la Guerra de las Galaxias y la más moderna tecnología; la zona de Dibulandia, con Winnie the Pooh y amigos, para los más peques y la zona de Nueva Orleáns, con los Piratas del Caribe, la Mansión Encantada, etc.

...

Aquel primer día pasamos toda la mañana y parte de la tarde montándonos en todo lo que tiene para ofrecer la zona del Futuro. Por el camino encontramos personajes que parecían haberse desplazado hasta allí solo para encajar con el entorno.

El fondo del mar

El fondo del mar

Nos montamos en un auténtico submarino y vimos el fondo del mar…

Comimos en uno de los muchísimos restaurantes de comida rápida del parque. Los hay donde elegir platos mejicanos, americanos e italianos. Y también hay un montón de puestos para comprar helados, palomitas de maíz, refrescos, algodón de azúcar y otras chucherías. En todas las calles hay tiendas de recuerdos y de productos con los logotipos y decoraciones de Disneylandia. El negocio es redondo.

Pero también debo decir que todos los empleados, empezando por el chófer del autobús que te acerca desde el parking hasta la entrada, todos principal, son muy amables y se muestran alegres y encantados de verte. Te hacen sentir muy bienvenido. Tal vez nos haya llamado tanto la atención esa actitud porque es justamente la contraria a la que nos tienen acostumbrados los moscovitas.

hora de comer

hora de comer

El parque abre desde las 8.30 hasta las 12 de la noche y, como no paras en todo el día, acabas agotado. 😄

IMG_3002Por la tarde fuimos a la zona de la Fantasía. Allí montamos en una de mis atracciones favoritas desde la primera vez que visité Disneylandia, hace ya muchos años: Small World (Mundo Pequeño.) Se trata de un montaje en barcas que recorren un paisaje de muñecas de todo el mundo. Todas las muñecas bailan y cantan la misma melodía en sus propios idiomas diciendo que… “después de todo, el nuestro es un mundo pequeño”. Tiene mucho encanto y los muñecos están muy bien caracterizados.

Representando a España hay una pastora castellana con unas ovejas, una flamenca y Don Quijote y Sancho. La música está acompañada de castañuelas en esa zona.

Rusia

Rusia

IMG_3050Los muñecos de Small World tienen más o menos medio metro de altura y son multicolores y con movimiento. Me encanta cómo parpadean.

Después de Small World visitamos atracciones representando a Alicia en el País de las Maravillas y a Peter Pan. En ambas nos montamos en una especie de cochecitos que nos llevaron por un recorrido ilustrando las historias y los personajes.

Maléfica

Maléfica

Y al salir de allí nos encontramos con la madrastra de Blancanieves que se asomaba detrás de las cortinas de una de las ventanas de palacio.

Una de vaqueros

Una de vaqueros

Cenamos en un restaurante de comida vaquera: costillas y pollo a la barbacoa, pan de maíz, patata asada, ensalada de col, mazorcas y frijoles refritos, todo ello amenizado por unos cantantes de country. Muy auténtico.

Y con eso dimos por terminado el día. De camino a la salida vimos un poco del espectáculo de luz y sonido pero estábamos cansados y había tanta gente que decidimos no quedarnos. Llegamos al hotel agotados y nos fuimos directamente a dormir.

Y estos son nuestros dos primeros días en California. Pronto os pondré al día con más historias de nuestros viajes por el estado de las naranjas.

Un abrazo, J.

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

»

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s