La nieve de verano en Moscú

Estándar
Nieve de verano

Nieve de verano

IMG_2470En Moscú nieva en verano. Hay unos árboles, los chopos, que pintan la ciudad de blanco como si estuviera de nuevo nevando. El río se cubre de una capa tan espesa que de verdad parece que estuviera otra vez helado. Lo gracioso es que aquí se conoce este fenómeno como la “nieve de Stalin” y como “la venganza de Roosevelt” porque la leyenda cuenta que fue él quien le recomendó a Stalin que plantara estos árboles (aunque las abuelas rusas dicen que ya estaban aquí antes de 1940…) Seguro que para quienes son alérgicos al polen esto parece una auténtica venganza.

¿Os cuento más cosas? Acabamos de salir del hospital porque a mi hija mayor la han vuelto a operar. Afortunadamente, todo ha ido bien y el médico que la ha tratado ha quedado muy satisfecho, lo que resulta tranquilizador. Pero la experiencia de otros tres días en una clínica rusa no deja de ser curiosa. Y eso que se trata de una privada…

Para empezar, no hay cafetería. Y a los acompañantes no nos ofrecen ni un triste desayuno. En la planta baja hay una máquina expendedora que ofrece sobre todo chocolatinas para todos los gustos y algún triste sandwich de vez en cuando. El problema es que todo se agota en pocas horas. Así que muchas veces bajas para alimentarte con algo, por pobre que sea, y no queda nada que elegir. Y cuando llegan los reponedores y empiezas a salivar pensando que por fin vas a poder “desayunar,” resulta que no tienes cambios y la caja central de la clínica, esa caja a la que le has pagado miles de euros unas pocas horas antes, te dice que ellos tampoco los tienen. Así que te quedas con las ganas porque no hay ningún sitio cerca donde ir a buscar cambios ni te atreves a dejar a tu hija sola en la habitación durante tanto rato. Por las noches los maridos pueden llevar algo de comida de algún sitio rápido cuando vuelven del trabajo y con eso nos alimentamos…

Desayuno

Desayuno

Pero a los pacientes los alimentan bien. ¡Vaya que si los alimentan! Esta foto os muestra el desayuno que le llevaron a mi hija el segundo día… No lo habría esperado en un centro hospitalario jamás: un par de huevos fritos con fiambre, copos de avena, té y un bollo relleno de mermelada de cerezas. Una comida normal era, por ejemplo, sopa de verduras y carne, croquetas de pescado con puré de patatas, tarta de chocolate, pan y té. No, con hambre no salen los pacientes, no.

Las enfermeras (muchas de las cuales no hablan inglés) son eficientes pero sin pasarse… varias veces hemos intentado sentarnos un rato en la sala de espera por no estar todo el día en la habitación y nos las hemos encontrado a todas allí, viendo la telenovela rusa…

El cirujano

El cirujano

Pero de los médicos no nos podemos quejar. Por nuestra sala han pasado nada menos que tres especialistas y todos han sido serios y profesionales. El cirujano (francés, quizá por eso algo menos serio) ha tratado a mi hija como una princesa y se ha ganado todo nuestro respeto y confianza. Chapeau, Monsieur!

Y ahora ya estamos de vuelta en casa para la convalecencia. Y para seguir disfrutando de Moscú estas últimas semanas que nos quedan.

Pronto os contaré más cosas. Un abrazo, J.

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

»

  1. Me alegro que todo haya salido bien. Desde luego la estancia en Moscú hs sido completa, os ha dado tiempo hasta para operaciones. María también está de médicos con una muñeca rota. Esperemos que se cure con la escayola y no haya que hacer nada más.

    Me gusta

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s