Yásnaya Polyana o la casa de Tolstoy

Estándar
El hogar de Tolstoy

El hogar de Tolstoy

Yasnaya Polyana es la finca donde nació y vivió el Conde León Nikolayevich Tolstoy y donde escribió sus principales obras, Guerra y Paz y Anna Karenina incluidas. Es una finca gigantesca que se ha preservado y mantenido como en la época del gran dramaturgo. Situada a unos doscientos kilómetros de Moscú, se encuentra a las afueras de la ciudad de Tula y acoge diversos edificios y enormes campos y bosques.

Puerta de entrada

Puerta de entrada

Las visitas a la finca son guiadas, no se puede ir por libre, y las guías únicamente hablan ruso, por lo que el tour se me hizo un poco pesado y requirió de toda mi concentración y esfuerzo mental. ¡Buf, acabé agotada!

Lago helado a la entrada de la finca. Al fondo, la casa de Tolstoy.

Lago helado a la entrada de la finca. Al fondo, el establo y la casa de Tolstoy.

Al cruzar el portalón de acceso (y previo pago de la correspondiente entrada) lo primero que uno se encuentra es el llamado Jardín Inglés, un jardín diseñado para que parezca obra de la naturaleza pero con pequeños lagos y veredas marcadas a fin de dirigir la mirada y los pasos de los visitantes.

Subiendo por una pequeña colina accedemos a los edificios que conforman la zona habitada de la finca. Según he leído debía ser más o menos en esa zona donde se ubicaban la pista de tenis y demás instalaciones de recreo. Debemos recordar que Tolstoy era nada menos que nieto de un príncipe.

Establos

Establos

En la finca

En la finca

Hoy el primer edificio que se ve son los establos donde aún hay caballos. La finca y el museo los dirige un Tolstoy hoy en día. Desconozco si sigue perteneciendo a la familia.

La escuela

La escuela

El primer edificio que visitamos es el que León Tolstoy usó como escuela para los campesinos. Organizó una escuela a la que asistían los hijos de sus trabajadores cuando podían y donde les enseñaba un poco de todo. La esposa y los hijos del escritor ejercían de improvisados maestros de vez en cuando. Tenían varias decenas de estudiantes. En las instalaciones podemos encontrar objetos didácticos para todas las materias, desde microscopios a libros y otros enseres. (Desafortunadamente, está prohibido hacer fotos en el interior (!?!?!?) así que solo os podré mostrar los exteriores y alguna que me pasó una amiga que se despistó por las habitaciones, jejeje.)

El hogar de Tolstoy

El hogar de Tolstoy

Después de visitar la escuela accedimos al edificio principal. No es la casa donde nació el literato, porque aquella ya no existe, pero sí donde vivió y donde nacieron sus trece hijos.

Al edificio original se le fueron sumando añadidos hasta convertirse en lo que podemos visitar hoy.

El balcón

El balcón

Lo primero que llama la atención es el balcón flanqueado por esta curiosa valla que hay en el costado de la casa. La decoración es original y siempre estuvo así. Además, durante el verano, el balcón se cubre de una espesa planta trepadora que le da un ambiente fresco y acogedor.

Nada más entrar nos encontramos con una escalera y, a su lado, una de las múltiples vitrinas de madera donde se guarda la biblioteca personal del escritor formada por incontables libros en diversos idiomas: ruso, alemán, francés, inglés…

El comedor (www.wikipedia.com)

El comedor (www.wikipedia.com)

Subimos y la primera habitación que vemos es el comedor donde se organizaban fiestas, veladas musicales, encuentros de todo tipo. Sobre la mesa, en el extremo más alejado, hay un samovar, una de esas teteras rusas tradicionales. Y no resulta sorprendente porque Tula es la ciudad de los samovares por excelencia.

La mesa está preparada para una recepción y en las paredes hay retratos del escritor y de algunos de los miembros de su familia. Y aunque no se ve en la foto porque estaba justo detrás, también está el gran piano donde Tolstoy solía tocar.

Junto al comedor hay  una pequeña salita con dos amplias ventanas en la que se alojó durante años la tía de Tolstoy, quien cuidó de él y sus hermanos cuando, siendo niños, se quedaron huérfanos.

León y Sofía

León y Sofía

Tolstoy se casó con la hija menor de una familia aunque debería haberse casado con la mayor, de haber cumplido con las tradiciones. Pero se enamoró de Sofía, quien entonces tenía 17 añitos. Ella le acompañó durante toda la vida y no solo le dio hijos, ejerció de ama de llaves y cuidó de su hacienda, sino que actuó como secretaria y correctora de sus obras. Le sobrevivió y al final de sus días lo enterró y se encargó de gestionar su legado. Me parece que fue una mujer de armas tomar.

Las llaves de Sofía

Las llaves de Sofía

En la primera planta encontramos un montón de objetos personales del autor en diversas vitrinas, desde retratos y fotografías a fragmentos auténticos de sus obras, escritos de su puño y letra. (Cómo era capaz Sofía de corregir sus textos es un gran misterio para mí. ¡Qué letra más complicada!)

De su puño y letra

De su puño y letra

Tolstoy vivió hasta los 87 años y dedicó muchísimas horas de ese tiempo a escribir. Lo hacía incluso cuando tenía fiebre o estaba enfermo. Organizaba sus días de una manera muy estricta y estructurada. Siempre se levantaba a la misma hora, se acostaba a la misma hora, escribía durante un tiempo determinado, etcétera. Le costó siete años terminar Guerra y Paz.

En esa primera planta se encuentra también el estudio del escritor. Es una sala no muy grande presidida por dos piezas de mobiliario muy particulares: su escritorio y su sillón. En ese sillón no solo nacieron él y sus hermanos, sino también algunos de sus trece hijos. Y aún permanece en su despacho.

El sillón (www.word

El sillón (www.wordscene.com)

Las paredes de esta y de otras habitaciones están cubiertas por fotografías. La mayoría son de la familia de Tolstoy pero también las hay de otros escritores y de amigos del autor.

Y en todas las habitaciones hay libros en algún sitio. En esta sala está la enciclopedia que él usaba como libros de consulta.

Sobre el escritorio, cubiertos con un cristal para protegerlos, hay diversos objetos personales de Tolstoy, sus materiales de escritura. Algunos de ellos incluso los menciona en alguna de sus obras.

Y en el estudio está también el fonógrafo que le envió Thomas Edison.

Dormitorio

Dormitorio (www.wordscene.com)

Al otro lado de un pequeño pasillo/salita se encuentra el dormitorio de Tolstoy. Tal y como marcaban las costumbres de la época, él y Sofía tenían dormitorios separados e individuales.  Se trataba de habitaciones pequeñas y muy utilitarias, con justo lo necesario para su menester: una cama, un pequeño armario, una silla y un aguamanil. Allí se pueden ver aún ropas que el escritor utilizó en los últimos años de su vida e incluso unas camisas para dormir.

La colcha que vemos sobre la cama es auténtica y la tejió y cosió su mujer para él, decorándola con un diseño de motivos griegos.

Y pronto llegamos a la biblioteca donde hay numerosas vitrinas atiborradas de libros. En vida del autor llegó a contener unos 22000 volúmenes. La colección la comenzaron sus padres pero él la amplió y cuidó, legándosela a sus hijos como un preciado tesoro.

La sala abovedada (www.wordscene.com)

La sala abovedada
(www.wordscene.com)

La siguiente habitación que visitamos es la que se conoce como la “sala abovedada,” un espacio que en su época se usó como despensa, como se puede comprobar por unas enormes argollas que cuelgan de los techos y que en su origen se utilizaban para secar la carne. En época del autor sirvieron para colgar una especie de hamacas para sus hijos cuando eran pequeños.

En esta sala Tolstoy escribió parte de sus obras. La reconvirtió en dormitorio y aquí trabajó durante años.

Habitación de invitados (www.wordscene.com)

Habitación de invitados
(www.wordscene.com)

Y la última habitación que visitamos durante esta excursión fue la de invitados. O así es como se conoce hoy porque también en una época fue otro de los estudios de Tolstoy. Aquí, por ejemplo, escribió Anna Karenina. De hecho, en una de las escenas de esa obra se describe la sala como si fuera el despacho de uno de sus personajes.

No hay más habitaciones abiertas al público aunque el edificio principal contaba en sus orígenes con nada menos que 32 salas. Pero creo que lo que vimos nos permite hacernos una idea muy clara de cómo vivió el gran escritor.

La chopera

La chopera

Al salir nos fuimos a dar un paseo por la finca y a buscar su tumba, que también se encuentra en Yásnaya Polyana.

Caminamos bajo los árboles disfrutando del aire más que puro de la finca. Era una gozada. Me imagino lo deslumbrante que tiene que ser este lugar en verano. Un auténtico placer.

En cada cruce encontrábamos carteles indicándonos el camino hacia la tumba pero os he de ser sincera… no la pisamos de casualidad.

Tumba de Tolstoy

Tumba de Tolstoy

La tumba de Tolstoy es este sencillo túmulo de hierba situado en un círculo de tierra y protegido por una bóveda de árboles. En uno de sus lados corre un riachuelo, llenando la zona del sonido del agua y del canto de los pájaros. Al principio ni siquiera la vimos. Estábamos buscando un mausoleo. Pero, como el autor renunció a todas sus riquezas terrenales antes de morir, supongo que esta es la tumba que él hubiese preferido. Y paz, lo que se dice paz, la tiene a raudales en este rincón de la finca.

casita de los guardas

casita de los guardas

Ya de camino hacia la salida aún vimos cosas como esta casita de los guardas. Parecía sacada de un cuento infantil.

Y para despedirnos de Yásnaya Polyana, esta vista del lago desde la otra orilla.

Espero que os haya gustado. Pronto os contaré más cosas. Un abrazo, J.

El lago

El lago

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s