Tula o la Rusia no moscovita

Estándar
Iglesia

Iglesia

Os he hablado mucho de Moscú, que es donde vivo, pero poco hemos visto del resto de Rusia. Afortunadamente, también me ha tocado visitar alguna ciudad y algún pueblo que no son la capital. Como Tula, una ciudad situada a 180 kilómetros que me llamó bastante la atención y por la que pasé camino a otro lugar. (Las fotos que he utilizado para esta entrada las saqué desde el coche, varias de ellas en movimiento, así que no tienen la mejor calidad del mundo. Lo siento.)

He pensado que sería interesante daros unas pinceladas de lo que vi durante el trayecto, ya que no se parece mucho a lo que vemos por ejemplo en los paisajes de la Europa más occidental.

Para empezar os contaré que las carreteras están bastante dañadas por el clima. Aunque son de dos carriles de ida y dos de vuelta y con amplios arcenes, hay zonas de varios metros de baches que se repiten casi durante todo el trayecto y bastantes grietas y ondulaciones, por lo que el coche más que coche parece una coctelera y el trayecto no es recomendable en caso de lumbago.

Fábrica

Fábrica

Por el camino vimos alguna fábrica desde la carretera que parecía sacada de las películas de hace cincuenta años…

Tula es una ciudad de unos 600000 habitantes que me pareció polvorienta pero llena de vida. Había gente en todas las esquinas y mucho movimiento.

Tula

Tula

Tiene gran cantidad de monumentos soviéticos, una colección completa de tanques y cañones en muchas esquinas y calles, y cuenta con un museo armamentístico muy conocido. Ah, y también vimos anuncios al pasar de por lo menos tres establecimientos de McDonald’s.

El ambiente era un poco festivo, como de ciudad de playa en verano. Claro que las buenas temperaturas después del largo invierno animan a la gente a echarse a la calle y disfrutar del solecito y de los cielos de ese intenso azul.

Monumento ¿militar?

Monumento ¿militar?

Os digo que Tula tiene muchos monumentos soviéticos porque solo de pasada vimos unos cuantos. Son tan típicos… enormes figuras oscuras de metal vestidas como soldados o a la antigua usanza rusa y acompañadas de algún tipo de objeto adicional.

El tráfico en Tula era pesado, quizá no tanto como en la capital, pero había muchos semáforos y, claro, todos nos pillaron en rojo. Nos costó como media hora recorrer la avenida principal. (De ahí que pudiera hacer fotos…)

Una calle de Tula

Una calle de Tula

En las calles vimos un montón de babushkas (abuelitas) vendiendo lo que habían recolectado en sus dachas (cabañas de campo): ajos, zanahorias, algunas flores… Se sentaban en las aceras con una caja o un cajón y se ponían a vender sus productos. Eso lo he visto en todos los lugares de Rusia donde he estado y también en Kazajistán, por lo que debe ser muy de por estas tierras.

Tula

Tula

Pero si se ve la ciudad desde la perspectiva de nuestro coche, podría tratarse perfectamente de una ciudad de hace cincuenta o setenta años. Observad los edificios y el trolebús que teníamos delante… ¿Os sorprendería ver gente vestida como en los años sesenta? ¿A que no? Pues eso.

Bomberos

Bomberos

Cuando llegamos a lo que suponemos que es la plaza principal, nos sorprendió ver decenas de camiones de bomberos aparcados en su interior, como si de un desfile se tratara. Quizá hubiese algún tipo de celebración porque estaban todos limpitos y brillantes.

Tradicional

Tradicional

Y una vez más, una tradicional iglesia ortodoxa de madera. Con esto se terminó lo que me pareció más llamativo de Tula. Espero que os haya resultado interesante ver una ciudad que no sean Moscú o San Petersburgo. La Rusia profunda.

Un abrazo y hasta pronto, J.

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s