Kolomenskoye (2ª parte)

Estándar

Vamos a continuar con nuestra visita a Kolomenskoye. Recordaréis que os dije que la retomaríamos para llevaros al Palacio de verano del Zar Alexei Mijáilovich, del s. XVII, también conocido como Palacio Kolomna. Se trata de una reproducción construida siguiendo los auténticos planos y aprovechando los restos que quedaban de lo que en su época se conocía aquí como “la octava maravilla del mundo.” Todo hecho en madera, su interior albergaba 270 cámaras y cuenta en la actualidad con todo un despliegue de objetos auténticos que se reparten entre la dos zonas principales de la vivienda: la del Zar y los Zareviches (sus hijos) y la de la Zarina y las Zarevnas (las hijas.)

Palacio del Zar Alexei Mijáilovich

Palacio del Zar Alexei Mijáilovich

Policromía auténtica

Policromía auténtica

No me diréis que no es una gozada… Vayamos a conocerlo.

Escaleras de acceso

Escaleras de acceso

El Zar Alexei Mijáilovich, apodado El Silencioso por su costumbre de orar en silencio durante mucho tiempo, fue el segundo de la dinastía de los Romanov y padre de Pedro I el Grande. Este palacio suyo se utilizó durante más de un siglo como lugar de celebración de las recepciones de la corte y como sede de los encuentros con los embajadores de los demás países. A pesar de los cuidados que le prodigaron los diferentes zares, el palacio fue envejeciendo paulatinamente hasta que Catalina la Grande ordenó desmantelarlo a finales del s. XVIII, no sin antes encargar que se dibujaran planos detallados de toda la construcción que fueron los que se utilizaron como guía para esta réplica.

El palacio actual no está construido en madera en su totalidad, como lo estuvo el original. Aquí sí que se ha echado mano del hormigón y otros materiales modernos con el fin de preservar el edificio y que no ocurra lo que ocurrió con su antecesor, que no pudo sobrevivir mucho tiempo.

Puerta de entrada

Puerta de entrada

Entramos para comenzar la visita.

Como veis, aquí también la puerta es un despliegue de fantasía y color, en nada parecida a las de los palacios del resto de Europa.

Protección

Protección

Sobre el dintel tenemos tres iconos protegiendo la entrada, un motivo que se repite sobre muchas de las puertas del interior y del exterior del palacio.

El resto de las imágenes de la puerta son de animales, santos, seres mitológicos y signos del zodíaco.

El color es omnipresente en todo el edificio en paredes, puertas, cuadros, ventanas, tapices, suelos, techos… en todos los rincones, dándole un aire de cuento de hadas.

Muchas de las ventanas son vidrieras, también con multitud de colores, claro.

Puerta

Acceso a la Sala del Trono

Salón del Trono

Sala de Recepciones

La primera sala a la que tenemos acceso en la zona de los hombres es la de recepciones, donde podemos ver el dosel del Zar y las mesas preparadas para los comensales o asistentes a las recepciones.

Observad la riqueza de las paredes y techos y de las alfombras del suelo…

Una guía le recuerda a mi hija que no debe tocar nada porque todo lo que vemos es pintura de oro… Mi hija queda debidamente impresionada🙂

En todas las salas hay vitrinas con objetos que ilustran la vida cotidiana en el palacio en aquella época. Aunque todos los objetos están datados y se describe brevemente su uso, no todos ellos son auténticos. Hay varios que son réplicas de los originales.

Pasillo

Pasillo

Un pasillo nos lleva a la siguiente sala, el Salón del Trono. Era en ese pasillo donde debían esperar a ser recibidos los emisarios extranjeros.

El trono

El trono

En esta sala está, claro, el Trono del Zar, una construcción recargada y flanqueada por dos leones que, en la más pura tradición rusa, parecen de todo menos fieros. Observad el reposapiés que hay colocado ante el asiento a fin de que el emperador no se cansara.

Otro dintel

Otro dintel

Continuamos recorriendo salas de discreta y apagada decoración…

Desde las zonas públicas pasaremos a las habitaciones privadas del emperador y sus hijos. Hemos de recordar que las mujeres vivían en otra zona del palacio alejada de estas salas. Debían recorrer bastante distancia por los pasillos para ir de un lugar al otro y eso solo cuando se lo permitía el Zar.

Sello imperial

Sello imperial

En las salas hay más vitrinas y mesas con objetos expuestos. En la habitación adyacente al Salón del Trono encontramos, entre otras cosas, este documento con el sello del emperador. Supongo que no se tratará de un original porque está solamente apoyado sobre la mesa, sin ningún tipo de protección. De ser auténtico imagino que lo cubrirían con algún tipo de cristal o vitrina…

Reloj de mesa

Reloj de mesa

Aquí sí hallamos algún reloj completo y no solo sus mecanismos. Este que veis en la fotografía también tiene una clara influencia oriental. La pena es que no lo podamos ver en funcionamiento.

IMG_0381¿Y qué me decís de este mueble que está expuesto en el estudio del Zar? Cada uno de los cajones tiene una ilustración diferente. En realidad, si os fijáis bien veréis que se trata de dos muebles, uno encima del otro.

Como os he contado antes, el palacio está dividido en la zona masculina y la femenina. Lo que no os he dicho es que las féminas no podían salir del palacio y vivían bajo llave. El Zar mismo solo iba a los aposentos de la Zarina en casos graves (!) y las mujeres pasaban los días dedicadas a actividades de costura, bordado y oración. ¡Qué vida! Afortunadamente todo eso cambió con Catalina la Grande, que llegó a convertirse en la mujer más poderosa de la historia del país. Curiosamente, sin embargo, el Zar Alexei Mijáilovich tuvo nada menos que 16 hijos de sus dos matrimonios, por lo que supongo que visitaría a su esposa con una cierta regularidad🙂

Lecho real

Lecho real

Aquí vemos una de las camas de las habitaciones del Zar. No es que fuera muy grande, supongo que no sería especialmente alto… pero seguía estando muy recargada. Mirad las paredes…

Reclinatorio e iconos

Reclinatorio e iconos

Y claro, ahora entiendo lo del reclinatorio y la multitud de iconos en una de las paredes del dormitorio, sabiendo lo muy religioso que era ese zar… Lo que me choca es que en las iglesias están todos de pie pero en la habitación sí que se podía arrodillar en un reclinatorio.

Estudio

Estudio

Después pasamos a otro estudio donde vimos una mesa de trabajo en la que todavía quedaban algunos objetos de estudio. Tal vez se tratara de la mesa del hijo del Zar.

Siguiendo otro pasillo aparecemos en los baños reales. Eso sí que era un lujo para la época. Y los baños marcaban la separación entre la zona de los hombres y la zona de las mujeres en el palacio.

¿banco-cama?

¿banco-cama?

Baño

Baño

A la entrada de los baños hay una especie de recodo con una cama-banco. No sé si sería para descansar o para el servicio pero no tiene ni colchón, tan solo una tela tipo alfombra. El principio del baño de entonces era el de la sauna. En el centro de la habitación hay una cuba gigantesca en cuyo interior se ha colocado un asiento y, una vez lleno de agua, se calienta con grandes piedras calientes.

(Me encantan las lámparas que hay por toda la habitación.)

¿Veis los ramilletes de abedul colgados en las paredes? ¿Recordáis que os conté que aquí se usan para darse golpes suaves por el cuerpo en la sauna (o banya, como se llama en ruso)? Esa tradición ya viene de hace mucho tiempo, como podéis comprobar.

La sauna

La sauna

La separación entre la pequeña alcoba y la zona de la sauna está marcada por un gigantesco horno cubierto de azulejos verdes. En él, además de quemar madera para provocar el calor necesario para la sauna, también se calentaban las piedras para la cuba.

Trono de la Zarina

Trono de la Zarina

En la siguiente habitación ya nos encontramos con unos motivos decorativos claramente más femeninos. Hay más decoraciones florales y menos de caza y bélicos y los tonos son más pasteles. También hay salas dedicadas a la música o a otras labores y artes y los objetos expuestos nos hablan de la vida de aquellas mujeres.

Bordados

Bordados

Aquí podéis ver, por ejemplo, un bordador en el que se cosía con hilo de oro. Junto a él hay un ejemplo de una tela ya terminada. Si os fijáis en las paredes junto a la ventana veréis que solo están pintadas de verde, sin más decoración.

El Zar Alexei Mijáilovich tuvo trece hijos con su primera esposa en 21 años de matrimonio y cuando ella murió se casó en segundas nupcias con la que sería la madre de sus tres últimos hijos, dos niñas y un niño, Pedro I.

Sala de música

Sala de música

IMG_0437Esta es una de las salas dedicadas a la música y decorada en tonos pastel. Su techo está cubierto de un gran mural con dibujos religiosos de santos y de querubines. Y las paredes están cubiertas de telas pintadas. No se parecen en nada a las habitaciones que habíamos visitado antes en la zona utilizada por el Zar y sus hijos.

Lámparas de pared

Lámparas de pared

Vitrina

Vitrina

No podía dejar de enseñaros estas lámparas de la sala de música. Son tan femeninas…

¿Y el detalle de este mueble? Sí, está claro que el estilo de las dos áreas del palacio es del todo diferente. ¿Quién elegiría los muebles y objetos? ¿La Zarina? No sé por qué, lo dudo.🙂

Y ya no vimos más salas en esta zona del palacio. Salimos terminada la visita y nos acercamos a comprar entradas para un concierto que va a haber dentro del palacio el día 24. Música y bailes barrocos en un entorno perfecto.

Al salir del palacio vimos que había en el parque un par de trineos tirados por caballos y nos animamos a dar una vuelta. No vaya a ser que nos toque irnos de Rusia sin haber montado nunca en ninguno…

Típico ruso

Típico ruso

De los dos que había elegimos el menos elegante porque nos pareció que el caballo estaba más fresco.

Al principio fuimos muy despacio pero, cuando cogió carrerilla y empezó a ir más deprisa, ¡cómo nos saltaba la nieve! Yo no lo esperaba, pero el trineo era bastante cómodo. Como es sobre nieve, no daba tumbos y los asientos estaban muy acolchados. Y pensar que viajaban así durante montones de kilómetros cada invierno.

Taller pintura antiguo

Taller de pintura antiguo

Y fue al terminar cuando descubrimos que en la parte trasera del edificio aún había una exposición que no habíamos visto. Claro, como el palacio es tan grande. Entramos a verla. Contaba con objetos de arte y procesos de creación artística. Había más puertas🙂 y otros objetos de madera tallada y policromada y marcos decorados con todo tipo de personajes.

Detalle de puerta

Detalle de puerta

Marco decorado

Marco decorado

Dormitorio infantil

Dormitorio infantil

Objetos infantiles

Objetos infantiles

En esta otra zona había una representación de un dormitorio infantil con diferentes objetos.

Y así terminó nuestra visita a Kolomenskoye. Y a pesar de todo lo que os he contado y enseñado, se nos quedaron algunos edificios por visitar en la hacienda. Tendremos que dejarlos para otro día. Sin contar con la visita que tenemos pendiente para el concierto del día 24. Con un poco de suerte podré verlos entonces.

Hasta pronto. Un abrazo, J.

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

»

  1. Sencillamente maravilloso. Que sitio tan atractivo!!!. A mi se me antoja que la mente rusa que ha creado estas bellezas es algo naïve, y con mucha fantasía. Decididamente diferente. Es patente que ese país está a caballo entre Oriente y Occidente.
    Muy enriquecedor, y mil millones de gracias por compartir.
    Besitos.
    Pilarin

    Me gusta

  2. Relatas todo de una manera muy amena. Estaré en Rusia durante 6 días en abril, entre Moscú y San Petersburgo, y luego de leer tu blog no veo la hora de llegar!! Me gustaría consultarte algunas cosas para aprovechar mejor nuestro viaje. Podrías ponerte en contacto conmigo?? Gracias Viajera!!!

    Me gusta

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s