Kolomenskoye (1ª parte)

Estándar
Jardines

Jardines

Hoy hemos ido por fin a visitar Kolomenskoye,  antigua residencia veraniega de zares y otros grandes de la antigua aristocracia rusa y sede de un curioso museo de edificios construidos en madera, donde encontramos el fantástico palacio del zar Alejo I, la Iglesia de la Ascensión, considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, la Iglesia de Nuestra Señora de Kazán, tal vez la más conocida del país, y otros edificios varios. Esta visita la tenía pendiente desde hace más de un año pero en Moscú hay tanto para ver y hacer que se me acumulan los planes. Pero ya está, ya conozco Kolomenskoye. Y me ha encantado.

IMG_0242El conjunto de edificios se encuentra dentro de un inmenso parque lleno de jardines que, como aún están cubiertos de medio metro de nieve, no resultan fáciles de discernir entre árbol y árbol. Tendré que volver en primavera o verano… Son especialmente famosos el jardín de los robles (de entre 400 y 600 años de antigüedad) y el de los frutales, con manzanos, perales y arbustos de bayas de todos los tipos. Este último jardín se remonta en origen al s. XVII aunque, obviamente, las plantas han sido renovadas desde entonces🙂.

Casa de Pedro I

Casa de Pedro I

Casa de Pedro I

Casa de Pedro I

La primera construcción con que nos hemos encontrado es la casa de Pedro I, una cabaña de troncos de madera que imitaba a las construcciones de las zonas del norte del país y que fue construida en 1702 por los astilleros del emperador. En ella residió durante dos meses mientras supervisaba la construcción de una fortaleza. En 1934 trasladaron la cabaña hasta Kolomenskoye y hoy forma parte del conjunto de edificios de madera que constituyen el legado de este museo tan peculiar.

Nuestra Señora de Kazán

Nuestra Señora de Kazán

Después nos hemos acercado a la Iglesia de Nuestra Señora de Kazán (s. XVII), erigida en honor al que probablemente fuera el más famoso icono de la historia de Rusia. Conocida como “La Liberadora y Protectora de la Santa Madre Rusia”, la imagen se ha venerado durante siglos y a ella se han atribuido incontables curaciones, milagros e incluso victorias bélicas. En la iglesia de Kolomenskoye también hay una reproducción de la Virgen, como en todos los templos que llevan su nombre. El icono original desapareció al ser robado a principios del s. XX y pasó a convertirse en una leyenda. Uno de los ladrones dijo haberlo cortado y quemado. Otro dijo haberlo escondido. Todavía hoy no se sabe si sobrevivió ni dónde puede estar.

Aunque hemos entrado a ver la iglesia, no estaban permitidas las fotografías.😦

Puerta Principal

Puerta Principal

Al salir hemos caminado hasta la Puerta Principal que da paso al llamado Patio del Zar donde se alza la famosa Iglesia de la Anunciación. La Puerta no es un mero arco de entrada sino que incluye dentro de sus muros la antigua cancillería, la torre del campanario y hoy en día un museo sobre los principales hitos históricos del propio Kolomenskoye.

Construcción imperial

Construcción imperial

Podemos comprobar que la puerta formaba parte de los territorios del zar por el águila bicéfala que la corona y que es el símbolo del poder imperial en este país.

Hemos entrado al museo aunque nos ha costado un poco. Hay varias taquillas donde, en teoría, se pueden comprar entradas. En la primera la señora que la atiende no se ha dignado ni a mirarnos ni a dirigirnos la palabra. Estábamos otra pareja y nosotras. Ha sacado un cartel diciendo que se tomaba 15 minutos de descanso y nos ha dejado plantados sin atendernos, a pesar de que nos ha visto ante la ventanilla. En la segunda no les funcionaba el ordenador, por lo que no nos han podido vender entradas. La encargada del museo nos ha dejado pasar sin billetes pero en una de las salas me han prohibido hacer fotografías por no llevar el pase correspondiente. De nada ha servido que le intentara explicar a la de seguridad que sus ordenadores no funcionan. “Son las normas,” me ha respondido cuando le he dicho que yo había intentado comprar entradas dos veces y que no era culpa mía, que si quería le pagaba a ella. “Arrrrrgggggghhhhhh,” odio toparme con personas tan cuadriculadas. Afortunadamente, solo ha sido en una de las salas.

Bordado

Bordado

Puerta del s. XVI

Puerta del s. XVI

Dentro del museo se conservan objetos de los siglos III antes de Cristo hasta el XIX, con piezas únicas y algunas muy interesante. Ha sido curioso ver la gran cantidad de puertas que incluye la colección. Obviamente, no se parecen en nada a las de Europa Occidental. Las de aquí están talladas y pintadas, con una clara influencia oriental y hay verdaderas maravillas, tanto en madera como en metal.

Basándose en los restos encontrados, se considera que esta zona fue una de las primeras del país habitadas por humanos.

Una sala de entonces

Una sala de entonces

Más puertas

Más puertas

Hay salas dedicadas a los restos arqueológicos de la zona con mapas y maquetas. En otras encontramos reproducciones de habitaciones con los objetos que se solían encontrar en ellas, ilustrando cómo era la forma de vida aquí entonces.

En la antigua sala del órgano, dentro del edificio de la Puerta de Entrada, hay una curiosa colección de enormes mecanismos de antiguos relojes de iglesia. El de mayor edad data de 1539. Resulta sorprendente encontrarse todos esos mecanismos en una sala y ningún otro reloj en todo el edificio.

Un pergamino

Un pergamino

En el museo también se exponen muchos iconos y cuadros religiosos, además de otros objetos de menor tamaño como colgantes o libros. Las piezas recuperadas de antiguas iglesias y catedrales se preservaron aquí incluso en los años veinte y treinta, una época negra en la historia religiosa de Rusia en la que se destruyeron tesoros de incalculable valor.

Una guía

Una guía

El cartel del pergamino decía que data de entre los siglos X y XII.

Todos los guías de Kolomenskoye van vestidos de época pero hacen sus rutas en ruso. Se pueden alquilar aparatos con la reproducción de audio de las visitas en otros idiomas pero es una pena no disponer de tan pintorescos acompañantes, ¿no os parece?

Moscú

Moscú

Otra de las maravillas de esta gigantesca hacienda-museo son las vistas. Ya cruzando el arco de la Puerta de Entrada nos encontramos con parte del valle de Moscú y el río a nuestros pies, extendiéndose hacia el horizonte.

La Iglesia de la Ascensión

La Iglesia de la Ascensión

Como os he dicho, la Iglesia de la Ascensión es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Tiene una arquitectura en forma de tienda en punta que en su tiempo rompió con todo lo establecido en Rusia y dio paso a una nueva forma de construir en la que, por ejemplo, se utilizó piedra blanca por primera vez. Además, esta iglesia se erigió para celebrar el nacimiento del hijo del zar, aquel que acabaría convirtiéndose en Iván el Terrible.

Kolomenskoye

Kolomenskoye

Junto a la Iglesia se alzan otros edificios de menor importancia pero que contribuyen a dar al conjunto ese aire mágico de cuento de hadas que tiene.

No hemos entrado a la iglesia porque estaba cerrada aunque se sigue utilizando para actos religiosos. Otra vez será.

De allí hemos seguido paseando por la hacienda y visitando otros rincones. No nos ha dado tiempo a verla entera. No nos hemos acercado, por ejemplo, a la zona de atracciones infantiles donde hay ferias para los más pequeños, pero sí que hemos comido en una de las típicas cabañas que hacen las veces de restaurantes o fondas.

Eneldo

Eneldo

fondas

fondas

Como se acerca Maslenitsa (la celebración del fin del invierno) nos hemos adelantado a la tradición y hemos pedido unos blinis (tortitas) con salmón y con una crema de queso. Si hay un condimento que les gusta por estas tierras y que se utiliza para todo es el eneldo. Lo encuentras en las sopas, en las ensaladas, en las carnes, en los pescados y, como podéis comprobar, en los quesos también.

Una vez recuperadas las fuerzas, hemos salido de nuevo a los jardines, a seguir viendo las maravillas de Kolomenskoye.

Cervecería

Cervecería

El siguiente edificio que hemos encontrado en nuestro camino ha sido esta estructura de finales del s. XVII, principios del s. XVIII que se utilizaba como cervecería de aguamiel. Observad el tamaño de los troncos y la falta de ventanas. Me pregunto cómo trabajarían en el interior…

Y ya con eso hemos dado por finalizada la primera parte de nuestra visita a Kolomenskoye. La segunda es la dedicada al Palacio del Zar Alexei Mijáilovich que os contaré en una próxima entrada.

Hasta pronto. Un abrazo, J.

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s