Una clase de cocina georgiana

Estándar
Aperitivos

Aperitivos

Ayer asistí a una clase privada de cocina georgiana vegetariana con un grupo de amigas. Fue fantástica. No solo nos divertimos, sino que aprendimos a preparar verdaderas delicias y descubrimos tantas cosas sobre la cultura de ese país, para mí tan desconocido, que me hicieron sentir las ganas inmediatas de viajar allí para conocerlo. (Aunque quienes me conocéis sabéis que para animarme a visitar algún rincón desconocido del planeta no hace falta demasiadas motivaciones… :-))

Bebida de estragón

Bebida de estragón

Os cuento… cuando llegamos nos encontramos con estos aperitivos en frío, acompañados de esta extraña bebida gaseosa de estragón (no por extraña menos deliciosa). Los encurtidos parecen normalitos pero los pimientos eran muy picantes y salados y esas tiras largas verdes eran unos ajetes frescos de la zona más del este de Europa necesitaban toda la fuerza de nuestras mandíbulas para poder partirlos. Nos contó Victoria, nuestra cocinera, que solo se pueden conseguir en lugares muy específicos del Cáucaso y en ningún otro sitio.

Chanakhi

Chanakhi

Lobio

Lobio

Los platos que aprendimos a preparar se llaman… Lobio (un entrante a base de alubias rojas, cebolla y nueces), Mkhali (unas bolitas de verduras con nueces y especias, para chuparse los dedos y dejar patidifuso a cualquiera que las pruebe), Chanakhi (una especie de estofado de verduras) y el ineludible Khachapuri adjariano (una especie de torta de queso tipo pizza que se come sin que uno se dé cuenta).

Khachapuri con huevo

Khachapuri con huevo

Cocinamos nosotras mismas siguiendo las instrucciones de Victoria que, además, nos sirvió un vinito (italiano, no georgiano. En su opinión, el vino georgiano está muy sobrevalorado en Rusia…) Así, como os imaginaréis, la clase fue muy entretenida y divertida y aprendimos un montón, y no solo de cocina.

Conservatorio de Moscú

Conservatorio de Moscú

Pero mi día no terminaba con la clase. También tenía una invitación para asistir a un concierto en el conservatorio de música de Moscú aunque sin saber cuál iba a ser el programa. Si hubiese sido en otro sitio, tal vez lo del conservatorio me habría parecido un poco peligroso: un montón de jovencitos haciendo chirriar sus cuerdas y manoteando sus teclados, pero estamos en Moscú. Aquí no puede haber un concierto malo. Así que allá que me fui, con otras dos amigas, a descubrir el conservatorio de esta ciudad.

Sala principal

Sala principal

IMG_0089 (enlace)

El programa resultó ser un concierto homenaje a uno de los maestros del conservatorio que cumplía nada menos que 80 años y todavía sigue en activo, Víctor Pikaisien. Increíble, el señor. Es toda una eminencia en Rusia y, entre otras cosas, se leyeron telegramas de felicitación de Putin, del Presidente de la Duma y de otro músico de gran prestigio en el país. Interpretaron piezas de varios compositores y el homenajeado, violín en mano, fue el músico principal de todas ellas. ¡Cómo tocaba el señor! (Os he puesto un enlace por si tenéis curiosidad).

IMG_0081

El conservatorio tiene en su sala principal retratos de todos los grandes compositores de la historia e incluye salas museo como una dedicada a Bernstein con el cuadro que veis a la derecha, representando a otros creadores rusos, checos y polacos.

La sala donde asistimos al concierto estaba llena hasta la bandera, como ya va siendo habitual en todos los espectáculos a los que asisto en esta ciudad. Pero, a diferencia del Bolshoi o de la Casa de la Música, en esta sala vi muchas señoras mayores y no tan arregladas o elegantes, que cerraban los ojos y se dejaban llevar por la música. Supongo que varias serían las abuelas de algunos de los músicos, todos ellos estudiantes y tan jovencitos. Y también una vez más, la acústica era inmejorable. Un gustazo.

Sí, mereció la pena asistir al concierto. Fue otra experiencia nueva. Y, según me han dicho, se pueden comprar bonos muy baratos y asistir a los eventos que organizan casi a diario por muy poco dinero. A quien le guste la música, no tiene excusa.

Hasta la próxima. Un abrazo, J.

 

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s