El Arca de Noé y la casa de los Romanov

Estándar
ASÍ AMANECE

ASÍ AMANECE

Un día divertido, cargado de sorpresas y de risas… uno de esos días.

NIEVE

NIEVE

Me levanto y encuentro la entrada de mi casa totalmente cubierta de la nieve que ha ido cayendo durante la noche. ¡Cómo estará el tráfico en Moscú, no lo quiero ni pensar! Y lo peor es que sigue nevando durante todo el día con unos copos pequeños y apenas visibles que lo van cubriendo todo casi a escondidas, sin que nos demos cuenta.

El ARCA DE NOÉ

El ARCA DE NOÉ

He escrito dos veces al restaurante donde he quedado con mis amigas para reservar mesa. Como en el museo que vamos a visitar me han avisado que habrá muchos grupos infantiles antes de las 2, optamos por un almuerzo mucho antes para quedar libres y poder hacer la visita más tranquilas. Pero el restaurante no me contesta así que, cuando llegamos, está cerrado. ¡Maldición!

Pero no importa, nos vamos a una cafetería a tomar algo y a hacer tiempo mientras tanto… A una de mis amigas en particular no le importa nada que hayamos tenido que cambiar de planes. Le ha gustado el camarero de la cafetería. “Eres el único ruso guapo que he visto hasta ahora,” me hace decirle en su idioma. Y claro, y ahí, empiezan las risas del día.

KITAI GOROD

KITAI GOROD

Toda la zona de Moscú donde estamos me resulta nueva y mágica. Es una laberíntica red de calles y callejas cubierta de nieve. Se llama Kitai Gorod y reúne algunas de las más antiguas de la metrópolis. Tiene mucho encanto.

ÁRBOLES EN PIJAMA

ÁRBOLES EN PIJAMA

SON FUNDAS DE LANA

SON FUNDAS DE LANA

De camino al restaurante pedimos a mi conductor que pare para que podamos sacar unas fotos. ¿Dónde se han visto árboles en pijama? En Moscú, claro, en mitad de la ciudad. ¿Será solo por decoración o habrá algún motivo adicional por el que hayan cubierto los troncos? Que conste que me suena haberlos visto en algún otro sitio, no solo en esta calle, pero no recuerdo dónde…

Finalmente vamos al restaurante, un lugar armenio llamado Arca de Noé.

LÁMPARA

LÁMPARA

CAMARERO ¡SIMPÁTICO!

CAMARERO ¡SIMPÁTICO!

Ya al entrar nos llama la atención lo bonito del lugar. Tiene una decoración exquisita. Unas camareras muy elegantes vestidas con largos trajes de terciopelo gris nos acompañan hasta nuestra mesa. Pronto se nos acerca un camarero muy amable (y eso no es muy común por aquí y sí muy de agradecer…) que nos ayuda a elegir los platos que nos apetece probar hoy. Obviamente, optamos por comida armenia. Pedimos varios entrantes típicos para compartir y luego los famosos “shashliki” o pinchos morunos a la brasa. Tampoco rechazamos un poquito de vino armenio para acompañar.

EL GRILL

EL GRILL

Somos cinco las amigas que hemos quedado hoy para comer. El ambiente en la mesa es fantástico y compartimos risas y conversaciones más serias. Poco a poco llegan más clientes al restaurante. Nuestra comida es sabrosa, buena. Nos encanta a las cinco.

HIERBAS ARMENIAS

HIERBAS ARMENIAS

Pedimos un plato de queso asado (!), uno de hierbas armenias con salsa y una especie de humus. Mirad los platos. ¿Y los de la carne? ¡Son de madera!

SHASHLIK DE POLLO

SHASHLIK DE POLLO

La verdad es que la calidad de la carne es excelente. Está tierna y sabrosa, en su punto, tanto el pollo como el cordero y la ternera.

CASA DE LOS ROMANOV Y CATEDRAL

CASA DE LOS ROMANOV Y CATEDRAL

Disfrutamos un montón con la comida y el restaurante y al terminar, nos dirigimos a la Casa de los Romanov, nuestro auténtico destino cultural y turístico de hoy.

IMG_6410Nos cuesta bastante encontrar la entrada a la casa porque hay que ir por detrás, bajando por una escalera situada junto a una de las catedrales que se yerguen como escoltándola. Pero por fin lo conseguimos.

AGUADORA

AGUADORA

Por el camino me llama la atención una mujer que veo con un montón de botellas vacías (supongo) de agua. ¿Será que en Moscú todavía existen las aguadoras?

THE ROMANOV ROOMS

HABITACIONES DE LOS ROMANOV

La casa de los Romanov, también conocida como “Las habitaciones en Zaryadie” o “La casa de los boyardos Romanov,” es un edificio original del siglo  XV que acogió durante generaciones a la familia de los que se convertirían en la dinastía de zares más importantes de Rusia. Lo que podemos visitar hoy es lo que queda de una gran mansión urbana del boyardo (noble) Nikita Romanovich Yuryev antes de que la familia accediera al trono. Según cuenta la leyenda, aquí nació el que se convertiría en el fundador de la dinastía de los Romanov, Mikhail Fyodorovich Romanov.

HORNO

HORNO

El edificio tiene dos plantas divididas según la tradición en la planta de los hombres, la de abajo, y la de las mujeres. También mantiene los sótanos y bodegas, donde los nobles acumulaban y atesoraban sus alimentos, aperos y riquezas.

Uno de los tesoros de la casa es el horno de cocina del siglo XVI que todavía se mantiene como en aquella época.

APEROS

APEROS

Comenzamos la visita por el sótano. En la primera zona abovedada vemos los aperos de labranza y de cocina que han sobrevivido: guadañas, cestas, cuencos…

El museo no cuenta con guías que nos acompañen. A la entrada de cada habitación hay unos documentos plastificados que describen lo que estamos viendo. Los hay en ruso e inglés (afortunadamente.)

SÓTANO DE LOS TESOROS

SÓTANO DE LOS TESOROS

BAÚL DE VIAJE

BAÚL DE VIAJE

La segunda zona abovedada contiene los tesoros de los nobles. Aquí se guardaban los cofres con las posesiones más preciadas: pieles, ropas, libros, armas de fuego…

Entre los baúles nos llama la atención uno ovalado. Según la descripción del documento, tenía esta forma especial porque era utilizado para transportar los objetos valiosos durante los viajes. Su forma facilitaba su transporte.

PIELES

PIELES

Otro de los baúles aparece lleno de ropas de lujo y pieles, sin duda de la dueña de la casa.

LUDMILLA

LUDMILLA

Pero es subiendo a la primera planta donde nos llevamos la mayor sorpresa de este museo… Ludmilla.

Ludmilla es una de las uniformadas señoras de cierta edad que vigilan las instalaciones. En Rusia siempre hay señoras de cierta edad vigilando los museos y trabajando en los guardarropas.

Y Ludmilla no habría sido una excepción de no haber comenzado a comportarse de una manera totalmente diferente al resto de los habitantes locales de esta bendita ciudad…

Casi de inmediato nos pregunta de dónde somos y nos alaba y dice que somos guapísimas. Empieza a darnos emocionados abrazos… (¿Los rusos no eran fríos y distantes?) Debo decir que mis amigas y yo estamos algo sorprendidas.

Nos hacemos unas fotos con ella, que nos pone bien el pelo o nos riñe si no posamos para salir bien. “¡Levanta la cabeza!” nos dice. Y se ríe, feliz. ¡Cómo le gusta posar a ella! Nos dice que va a cumplir 58 años y va maquilladísima.

COMEDOR

COMEDOR

La primera habitación que vemos en la planta baja es el comedor de los hombres. Decorado al más puro estilo de la época, el lugar tranmite tranquilidad y acogimiento.

GRIFÓN DE LOS ROMANOV

GRIFÓN DE LOS ROMANOV

Paredes y techos están decorados con el motivo familiar, el grifón, y en cada rincón de la pequeña habitación hay algún pequeño tesoro por descubrir.

Hay vajillas de la época, iconos, muebles y telas…

VITRINA DE MICA

VITRINA DE MICA

DETAIL

DETALLE

En una de las paredes vemos uno de los muebles de madera pintada que tanto encanto tienen. Son tradicionales y hoy en día se está haciendo un esfuerzo por recuperarlos y preservarlos. Este en particular tiene una vitrina hecha con fragmentos de mica porque en aquella época no existía el cristal.

RINCÓN ROJO

RINCÓN ROJO

En una pequeña vitrina colocada en uno de los extremos de la sala podemos ver algunos de los objetos personales de la familia.

Una de las características de las habitaciones de este edificio es que todas tienen lo que se conoce como el “rincón rojo”, una pequeña estantería rinconera donde se colocan los iconos favoritos de sus moradores.

Ya entonces el protocolo social estaba muy establecido. El comedor, la habitación de mayor tamaño de la casa, se utilizaba para recepciones oficiales y de trabajo y dónde se sentaba cada uno tenía mucha importancia. El mejor sitio es el que se ubicaba junto al “rincón rojo.”

DESPACHO

DESPACHO

DETALLE DE LA PARED

DETALLE DE LA PARED

Pasamos a la siguiente habitación, el estudio o despacho del Señor de la casa. Es un cuarto muy pequeñito pero también tremendamente acogedor donde podemos ver todos los elementos típicos de los despachos de entonces: ventanas de mica, bancos para sentarse, un escritorio dominando la estancia, tinteros de esmalte, baúles de viaje individuales… Lo más llamativo de esta sala, sin embargo, son sus paredes. Están recubiertas de una piel curtida y pintada, importada de holanda.

Entre habitación y habitación aparece Ludmilla para darnos un abrazo o echar unas risas. Oímos a las guardas mofarse de nuestra manera de hablar y reírse de nuestras carcajadas. Parece que nunca hubiesen visto un extranjero…

BIBLIOTECA

BIBLIOTECA

LIBROS

LIBROS

La siguiente habitación es la biblioteca, también diminuta pero cálida. Puramente funcional, preside el cuarto una mesa de trabajo cubierta por un terciopelo turco con borde de encaje de hilos de oro y de plata y lo completan unos bancos y unos baúles y nichos donde guardar los libros, ese gran tesoro en aquella época. Curiosamente, poseer libros en idiomas extranjeros en aquellos años era muy habitual entre las clases más altas y se consideraba un signo de grandeza.

OBJETOS DE LOS ROMANOV

OBJETOS DE LOS ROMANOV

En el pasillo que nos lleva a la escalera encontramos algunas vitrinas que exponen otros objetos de los Romanov: un vestido, botones, joyas, un típico tocado femenino, un espejo…

¿Veis esos objetos redondos? No, no son colgantes ni llamadores de ángeles. Son botones. El tamaño del botón indicaba la grandeza de su dueño. Cuanto mayor era el botón, más importante era quien lo vestía.

Las escaleras de la casa son terriblemente estrechas y empinadas. No sé si ya serían así entonces o si han cambiado con el tiempo. También me sorprendió ver que la mayoría de las puertas son tamaño hobbit. Según nos explicó otra de las guardas, los rusos eran altísimos pero usaban estas puertecitas para preservar el calor. Preferían agacharse de vez en cuando que pasar frío.

SALA DE LA DUEÑA

SALA DE LA DUEÑA

Subimos a la primera planta, la de la dueña de la casa. Lo primero que vemos son sus habitaciones privadas. También es bastante grande para el tamaño que solían tener y sus techos ya no están ni pintados ni cubiertos de pieles, sino tradicionalmente tallados en madera.

CALEFACCIÓN

CALEFACCIÓN

La vida en esta zona de la casa era monacal. Las principales virtudes de las mujeres eran su obediencia a Dios y a los varones, su humildad y su silencio. Ellas bordaban y cosían mientras ellos mantenían sus reuniones en la planta baja.

CUNA

CUNA

En la habitación vemos una calefacción tradicional cubierta con baldosas decoradas. Cada habitación contaba con una. Y frente a ella en este caso nos encontramos con un banco de respaldo reversible. Si la Señora se quería sentar con la espalda apoyada contra el calorcito lo dejaba como lo vemos en la fotografía pero, si ya se había calentado, lo giraba en dirección contraria y se sentaba mirando las baldosas.

POSANDO

POSANDO

REGALOS

REGALOS

¡Y de repente vuelve a aparecer Ludmilla! Nos distrae, se ríe, hace mil tonterías. Quiere enseñarnos una de las ventanas. La abre para que podamos hacer fotos. Y vuelve a posar, risueña, para que se las saquemos a ella.

Nos pide varias veces que bajemos la voz, no vayan a oírla sus compañeras. Y entre susurros y risas nos hace entrega solemne de unos regalos. Nos da una servilleta de papel y un calendario con la foto de un cuadro pintada por una amiga por detrás y también nos entrega una oración plastificada con instrucciones de que la leamos las tres una vez al día (!) Creedme que es un comportamiento totalmente diferente a lo que ninguna de nosotras habíamos visto jamás por aquí.

Una de mis amigas le regala una pequeña pulserita de tela, recuerdo de Barcelona. El éxtasis.

JUGUETES

JUGUETES

ATRIL

ATRIL

En la habitación de la Señora de la casa hay juguetes en el suelo porque los hijos permanecen en estas salas hasta que cumplen los seis años si son varones y hasta los 12 a 15 si son niñas, edad en la que se las entrega en matrimonio con una dote.

El salón tiene muchos objetos interesantes, como este elegante atril, espejos, muebles, baúles o incontables bancos y sillones.

LA ANTILUJURIA

LA ANTILUJURIA

Ahora, una cosa que nos llama poderosamente la atención a mis amigas y a mí es el retrato de la Eudokia Lopukhina, primera esposa de Pedro I e icono de belleza de la época. No sé qué deciros, mi amiga la catalana la apodó de inmediato “la anti-lujuria”… Vosotros opináis…

COSIENDO

COSIENDO

La siguiente habitación es la de trabajo, donde las niñas y las mujeres pasaban una media de 12 a 14 horas al día cosiendo o bordando. Incluye diferentes aperos y objetos dedicados a esas actividades y Ludmilla se metió en la exposición para darle a un botón y accionar una de las dos autómatas que de pronto se puso a coser con mucha energía, aguja arriba, aguja abajo.

BORDADO

BORDADO

Aquí veis un ejemplo del trabajo que hacían.

Obviamente, no podían salir de las habitaciones, por lo que su vida no es que suene muy motivadora ni interesante. Pobrecitas.

IMG_6522Y en ese momento, Ludmilla se vuelve a meter en la exposición, se sienta en el banco de respaldo reversible y nos pide que le hagamos alguna foto más. Incluso se ha ido a buscar su pasmina roja, para estar más elegante.

Una vez le hacemos fotos, insiste en envolvernos a cada una de nosotras, una por una, en su pasmina y que nos hagamos fotos. Os lo juro que esta Ludmilla es increíble. ¿Dónde se ha visto? ¿Qué hará cuando no estemos en el museo?

ESTUDIO DEL BOYARDO JOVEN

ESTUDIO DEL BOYARDO JOVEN

Pasamos a la siguiente habitación, el cuarto de estudio del hijo mayor. Hay que recordar que solo utilizaban esta sala hasta los 5 ó 6 años, edad en que bajaban a vivir a la zona de los hombres. En la parte derecha de la fotografía vemos una esfera del mundo hecha por el más famoso cartógrafo de la época, Vicenzo Coronelli.

HALCÓN

HALCÓN

Y junto a la esfera hay un halcón disecado. Supongo que en el pasado el animal sería de verdad y estaría vivo y sería la mascota del joven señor…

SACERDOTE

SACERDOTE

Y con esto termina nuestra visita al Palacio de los Romanov. Nos despedimos de Ludmilla y salimos a la nieve donde lo primero que vemos es un sacerdote ortodoxo que, caminando muy rápido, se dirige a la Catedral de Santa Bárbara, uno de los edificios más cercanos.

Así que le seguimos un poco y entramos en el templo. Hay gente cantando. Pero lo más llamativo es que hay unos enormes contenedores de donde la gente está llenando botellas con agua. ¡Claro, ahora lo recuerdo! Esa mujer que he visto antes no es una aguadora. Esta noche y todo el día mañana es el día del agua purificada. Es cuando los rusos se sumergen en las aguas heladas de los ríos para lavar sus pecados y cuando creen que toda el agua del planeta es sagrada durante esas horas.

Bueno, sí que ha sido un día lleno de descubrimientos y sorpresas, ¿no os parece?

Hasta pronto. Un abrazo, J.

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

»

  1. Fascinante!. Me gusta con pasión percibir el alma rusa en sus muebles, ropa, bordados, decoración… . Esa influencia de oriente tan fuerte tiene muchísimo encanto. Todo un descubrimiento tanto del barrio como el de la casa Romanov. Sin olvidar el restaurante armenio!
    Mil gracias por compartir.
    Besitos.
    Pilarin

    Me gusta

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s