Cheburechnaya

Estándar
Un poquito de hielo

Un poquito de hielo

IMG_4992Ayer os conté que nos habían dicho que helaría. Y así ha sido. La nieve se comenzó a derretir y, al bajar de nuevo las temperaturas, se congeló. Pero no tanto como nos temíamos, afortunadamente. Hay que ir con un poco de cuidado pero se puede salir a la calle.

También dijeron que caería metro y medio de nieve. También se equivocaron.

Ahora bien, quien diga que la nieve es bonita, que se venga a Moscú después de 48 horas. La nieve sucia se acumula negra en las calles y deja todo horrible. Sino, mirad la foto de la arriba…

IMG_4988IMG_4980Pero ni la nieve ni el frío consiguen que nos quedemos en casa, así que hoy nos hemos ido a comer a Cheburechnaya, uno de los últimos lugares de auténtica comida rápida rusa que sobrevive desde la época comunista. Es un sitio no muy grande y totalmente decorado con parafernalia de la época: objetos, pósters, fotografías, y un mural gigantesco en el que se ve una Moscú a lo Venecia bajo un gigantesco zepelín que clama URSS a los cuatro vientos. Muy curioso, la verdad.

IMG_4984

Chebureki de queso y de patata

Soviético

Soviético

La especialidad de la casa, como su nombre indica en ruso, es el chebureki, una especie de mega empanada frita de origen tártaro que se rellena con diferentes cosas: queso con especias, setas, patatas o cordero.

Los chebureki se solían vender en la calle, en pequeños puestos callejeros, y de ahí la imagen del local.

La comida es muy barata. Entre mi marido y yo hemos tomado una sopa de remolacha, un par de cheburekis, unos pielmini (como ñoquis con carne) y un par de botellas de agua, todo por 400 rublos, unos 8 euros. Aquí eso está regalado.

Y además estaba bueno. Los pielmini, sobre todo, se deshacían en la boca.

No es un restaurante elegante ni con una carta espectacular pero, si se quiere probar algo auténticamente soviético y sin influencias extranjeras, este es uno de los sitios a los que se debe ir.

Hasta la próxima. Un abrazo, J.

Acerca de Jessica J. Lockhart

Humanóloga La vida puede ser muy desgraciada o apasionante. El Coaching en Optimismo®, el coaching de vida, el mentoring, la lingüística... son algunas de las herramientas que me permiten trabajar como en el terreno de la Humanología® y ofrecer a mis clientes caminos que les permiten alcanzar las metas que buscan. Esta página es un punto de encuentro para todos aquellos que hayan perdido su optimismo natural, felicidad y su energía y quieran recuperarlos. Humanologist Life can be a miserable experience or a thrilling one. Optimism Coaching®, Life Coaching, Mentoring, Linguistics... are but a few of the tools that I use in Humanology® to offer my clients new ways to reach their goals. This page is a meeting point for those who've lost their optimism, happiness or energy and want them back!

»

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s