Visita relámpago: Besanzón

Estándar

Besanzón, o Besançon en francés, es el nombre actual con el que sus habitantes conocen esta pequeña ciudad al este del país franco, una ciudad que ya mencionó Julio César en diversas ocasiones y que decidimos visitar porque se presenta como la “ciudad más verde y de mejor calidad” de Francia. Poco conocida fuera de sus fronteras e incluso entre sus paisanos, Besanzón cuenta con innumerables atractivos turísticos y arquitectónicos, acumulados a lo largo de sus más de 20 siglos de historia.

IMG_3753

Bauvan, arquitecto de la ciudadela.

Originalmente situada entre los meandros del río Doubs, se extendió hasta alzarse poco a poco colina arriba hasta la cima del monte Saint-Étienne que la vigila y donde se construyó una de las ciudadelas militares más importantes del país entre los siglos XVII y XVIII, hoy patrimonio de la humanidad.

Empecemos nuestro recorrido allí… La ciudadela ocupa una extensión de más de 11 hectáreas, está formada por muros de 20 metros de altura y 5 ó 6 de grosor que acogen en la actualidad diversos museos e incluso una especie de zoológico de animales en peligro de extinción. Reconstruida y preservada con esmero, la construcción se convirtió en patrimonio de la UNESCO en 2008.

Durante la Segunda Guerra Mundial fue utilizada por el ejército alemán como prisión y lugar de fusilamiento. Uno de los museos en su interior es el Museo de la Resistencia y la Deportación, en mudo homenaje a las víctimas de aquellos atroces años.

La ciudadela merece todo un día de visita para contemplar sus vistas, recorrer sus museos y pasear por sus torres, almenas y recovecos.

IMG_3697

El río Doubs, alma de Besanzón, flanqueado por murallas

El río Doubs da forma a la ciudad y le abre camino hacia la vecina Suiza o la no tan alejada ciudad de París.

IMG_3759

Doubs

Fluyendo desde el exterior de sus fronteras, parece no fluir, sino deslizarse con calma en su lecho como si no se moviera en absoluto.

IMG_3755

Callejas de Besanzón

IMG_3727

Puerta Negra

La parte antigua de la ciudad es un bello conglomerado de edificios renacentistas y de finales del siglo XIX erigidos sobre calles adoquinadas que combinan restos romanos con reliquias medievales. Todo un recorrido por la historia de Francia.

Repasemos los más impresionantes comenzando por la Puerta Negra que se alza en su lugar desde el año 167 d.C., fecha en la que se construyó para celebrar la entrada triunfal del emperador Marco Aurelio en la urbe, y que fue decorada siguiendo el diseño personal del propio emperador.

IMG_3728

Conjunto arquitectónico Castán

Se yergue junto a las hoy ruinas del antiguo yacimiento romano de los siglos XII-XIII, con sus ocho columnas corintias, cuyo propósito original se ha olvidado con el transcurrir de los años.

IMG_3718

Catedral de San Juan

Ambos restos arqueológicos se encuentran situados a los pies de la catedral de San Juan. Reconstruida en el siglo XII sobre los restos de yacimientos cristianos del siglo III, alberga en su interior un inmenso reloj astronómico público construido en el siglo XIX que contiene más de 30000 piezas y automatismos y refleja no solo el movimiento de los planetas sino también el de las mareas, entre otros muchos datos. Besanzón se había convertido a finales del siglo XVIII en la capital de la industria relojera del país. Lamentablemente, el horario de visitas del reloj no coincidió con el nuestro y no lo pudimos ver.

Seguimos descendiendo por la misma calle y unos metros más abajo nos encontramos con la casa natal de Victor Hugo, hoy convertida en museo. En su interior se guardan algunas primeras ediciones de sus obras, como la de Los Miserables, manuscritos, fotografías, grabados, retratos y su partida de nacimiento.

No es el único autor que se haya inspirado en Besanzón para sus escritos. Algunos otros fueron Stendhal o Proudhon.

IMG_3702

Detalle 

IMG_3732

Detalle

No es sin embargo su historia, ni su arquitectura, ni siquiera sus personajes famosos, lo que más llama mi atención en esta bella urbe, sino su paz. Varias son las veces que comentamos el ambiente de relajación y tranquilidad que se respira en su centro. Es como si el tiempo se hubiese detenido y no existiera más mundo que este mundo, anclado en un hoy que no avanza ni retrocede, sino que se limita a ser.

Sí, merece la pena visitar Besanzón y perderse entre sus calles y sus monumentos, respirando el ambiente tranquilo y sereno de sus plazas llenas de historia.

Pronto algún otro rincón del mundo.

Un abrazo,

Jessica J. Lockhart

Sitges y el Mediterráneo

Estándar
El azul inmenso del Mediterráneo

El azul inmenso del Mediterráneo

Ayer visité Sitges con una amiga. No lo conocía y disfruté mucho de los paseos, de las terrazas, de la cena… Viviendo en Suiza rodeada de valles y montañas, se me había olvidado la magia del Mediterráneo con su luz azul profundo.

IMG_3022El Paseo Marítimo, extenso, abierto y cuidado, está flanqueado en uno de sus lados por la playa y el Mediterráneo salpicado de pequeños rompeolas y por inmensas y pulcras mansiones por el otro. Sitges se extiende a lo largo de nada menos que 17 playas.

Mansiones de ensueño

Mansiones de ensueño

Me contaba mi amiga que muchas de esas mansiones fueron construidas en su día por “indianos,” es decir, por hombres de Sitges que tuvieron que emigrar a las Américas en busca de trabajo y fortuna y que al volver mandaron edificar estas pequeñas y discretas viviendas con vistas al mar.

Más mansiones en el Paseo Marítimo de Sitges

Más mansiones en el Paseo Marítimo de Sitges

Varias de las construcciones han sido vendidas con los años, claro. Algunas están siendo remodeladas y otras han sido adquiridas por personajes más o menos famosos nacionales y extranjeros.

Me cuenta también mi amiga que muchas de las mansiones disponen de otras edificaciones menores ocultas a la vista de los viandantes donde se aloja el servicio.

Callejas de Sitges

Callejas de Sitges

Caminamos por el Paseo Marítimo hasta llegar al pueblo antiguo, el original. Aldea de gran tradición vinatera, mantiene su estructura tortuosa y protegida con callejas imposibles y rincones llenos de magia y sabor.

Rincones de Sitges

Rincones de Sitges

Llegamos al punto clave del Sitges original, la iglesia, una edificación que se yergue sólida sobre el baluarte de la urbe, recortándose sobre el profundo azul del cielo tardío de primavera.

Sitges está protegido por el parque natural de las montañas del Garraf, lo que le confiere un microclima natural de temperaturas cálidas y pocas precipitaciones durante todo el año. Ha sido durante siglos lugar de asentamientos humanos y en él ha florecido una particular cultura potenciada en origen por artistas y más adelante por el mundo homosexual que le ha aportado un constante flujo turístico. Hay quien considera a Sitges el Saint Tropez del país.

Ocio en Sitges

Ocio en Sitges

Además del Paseo Marítimo y las callejas antiguas cuajadas de terrazas, bares, restaurantes y tiendas, Sitges cuenta, entre otras atracciones, con un puerto deportivo e incontables actividades de ocio.

Castillo de Maricel

Castillo de Maricel

El  Castillo de Maricel es uno de los museos de arte catalán del pueblo. Construido a principios del siglo XIX, es una de las joyas del novecentismo de Sitges. Con sus muros de piedra encalados y su cuidada imagen, parece sacado de un cuento de hadas o de una historia medieval.

Cae la noche en Sitges

Cae la noche en Sitges

El anochecer tiñe Sitges de añiles e índigos y envuelve sus callejuelas en un ambiente de recogimiento y misterio. Las terrazas encienden sus estufas para caldear el ambiente de nocturna primavera y se llenan de visitantes, turistas y lugareños.

La magia sigue.

Pronto visitaremos más lugares. Un abrazo, J.

Tradiciones suizas

Estándar
Zäziwil

Zäziwil

Esta semana tuve la oportunidad de visitar la feria anual de un pueblecito suizo llamado Zäziwil que es famoso en toda Suiza por su tradicional artesanía en lino. Organizan una reunión popular todos los años para dar a conocer su trabajo y preservar las costumbres vivas.

All llegar, y tras pasar por dos calles llenas de puestos ambulantes donde adquirir quesos, recuerdos, fiambres y otros productos de la tierra, nos saluda el sempiterno grupo de música folclórica helvética.

De allí nos dirigimos al recorrido (señalado y marcado en tablones informativos) de la fabricación de tejido de lino. Nos acompaña un guía muy amable que intenta por todos los medios explicarme cada uno de los pasos en inglés. Se le ve profundamente orgulloso de su tradición y de su trabajo en la feria.

Lino natural

Lino natural

Lo primero que nos enseña son plantas de lino al natural. Nos explica que ya desde su siembra requieren de un cuidado preciso porque, de estar demasiado juntas los tallos serán cortos y estrechos pero de estar demasiado alejadas los tallos serán demasiado anchos y la tela dura y rasposa. ¡Quién iba a imaginar que fuesen plantas tan delicadas!

El segundo paso en el trabajo con lino consiste en sujetar las plantas cuando alcanzan unos 20 cms para evitar que se caigan o se doblen. En la antigüedad, los campos de lino estaban plagados de varas de madera conectadas por cuerdas a las que se sujetaban las plantas y esas construcciones eran el orgullo de las agricultoras.

Secándose

Secándose

El tercer paso es recolectar y colgar las plantas al aire libre pero a cubierto para que se sequen una vez se tiñen de amarillo en los campos. Las plantas se cuelgan en ramilletes como aparece ilustrado en la fotografía. Una vez las semillas se vuelven de color marrón es que el lino está seco.

La separación

La separación

Ahora hay que separar las semillas de los tallos. Para eso se utiliza esta herramienta manual. La semilla se separa y se guarda para su consumo más adelante y los tallos permanecen enteros.

Separando la madera de la fibra

Separando la madera de la fibra

Para separar la madera de la parte fibrosa de los tallos, se extiende el lino uniformemente sobre un prado recién cortado y se le da la vuelta de vez en cuando. Si el tiempo se mantiene cálido y húmedo, tras dos semanas comienza el proceso de rotura de la madera y los tallos pasan a la siguiente fase.

El secado

El secado

La siguiente fase tiene lugar en una especie de hoguera preparada a este fin. Conocida como la “cabaña de la separación,” se prepara un fuego que debe mantenerse a una temperatura baja muy estable. Cuando los leños arden, se rocían con agua para bajar las llamas. Sobre la hoguera se monta un techado abierto sobre el que se extienden los tallos de lino a secar. Los tallos no deben superar una temperatura que no permita manejarlos con la mano desnuda. Cuando los tallos están secos, se recogen y comienza su conversión en tejido.

Rotura de los tallos

Rotura de los tallos

La rotura preliminar del tallo se realiza en esta máquina manual. Contrariamente a lo que se suele creer, la materia que más adelante constituirá el tejido no se encuentra en el interior del tallo sino en su exterior.

Rompiendo la madera

Rompiendo la madera

Una vez desmenuzados los tallos en fragmentos más o menos grandes, se deben acabar de romper sin cortar las hebras. Para ello se utilizan estas grandes maderas donde se muelen entre ambos brazos hasta deshacer prácticamente la madera que cae al suelo en forma de material muy parecido a la paja. Como del lino no se desecha nada, esa paja servirá de alimento al fuego con el que se ahumen la carne y los embutidos.

Cepillando el lino

Cepillando el lino

Ya solo queda eliminar los restos de la madera. Para ello se utiliza esta especie de cepillo de metal. Se “cepillan” los tallos hasta conseguir una textura muy parecida a la del cabello humano.

Obsérvese el “sombrero” que lleva la niña. Todas las personas que participan en la feria van vestidas con ropas tradicionales suizas y las visten con mucho orgullo.

IMG_1166Y, cómo no, la pelusa que sueltan las hebras de lino tampoco se tira. Aquí se aprovecha todo. Esos restos se colocan sobre los árboles que están echando brotes jóvenes para evitar que se los coman los ciervos.🙂

Hilando el lino

Hilando el lino

Las plantas ya tienen la textura del tejido y solo falta llevarlas a las ruecas para convertirlas en hilo de lino. Una vez hilado se dispone del material para tejer el producto con el que se confeccionarán las telas.

Como veis, los suizos mantienen y guardan sus tradiciones. Es creencia popular aquí que no se debe cambiar aquello que ya funciona y los habitantes del país cuidan su mundo con esmero.

Hasta la próxima. Un abrazo, J.

P.D.: Por favor, apoyad nuestro proyecto DIFUNDE OPTIMISMO. Más información aquí. ¡Gracias!

 

 

 

El “desalpeo” de las vacas en Suiza

Estándar
El descenso de las vacas

El descenso de las vacas

Hoy mi familia y yo hemos visitado un pueblo alpino llamado Charmey para ser testigos del tradicional desalpeo. Sí, así le llaman aquí a bajar las vacas desde los Alpes hasta los pueblos para pasar el invierno. Es toda una tradición llena de color y sonido, como podéis observar en este vídeo.

Cada familia baja con su rebaño. Los animales van repeinados y relucientes y adornados con flores, gorros, sus “pequeños” cencerros y otra parafernalia. Los humanos también van decorados con sus trajes tradicionales. A veces además de las vacas algunas familias también pueden llevar cabras, caballos o ponis.

Sopa del chalet

Sopa del chalet

Presentación de la sopa del chalet

Presentación de la sopa del chalet

El pueblo celebra el desalpeo por todo lo alto con un mercado donde se pueden consumir y adquirir productos típicos y tradicionales. Lo primero que hacemos es degustar la famosa “sopa del chalet” a base de verduras, patatas, leche, macarrones y queso. Deliciosa. Como veis, se prepara en dosis importantes para que no le falte a nadie. Hasta la presentación resulta original…

De allí, entre rebaño y rebaño, nos acercamos al mercado. Hay gente por todos los rincones y sabemos cuándo se acercan más vacas por el tronar de los cencerros.

La calle donde se encuentra el mercado está bloqueada por un conjunto de cuernos alpinos, el tradicional instrumento suizo presentado por el portador de la bandera (del cual obviaré todo tipo de comentario.) Interpretan un par de piezas y recogen los instrumentos. Continuamos calle arriba.

Tallas de madera

Tallas de madera

Cencerros suizos

Cencerros suizos

Hay puestos con todo lo que podíamos esperar encontrar en un mercado tradicional suizo: tallas de madera, más cencerros, queso, recortes de papel, figuras de vacas, manteles… Por todas partes han montado pequeños restaurantes donde venden las salchichas blancas que tanto les gustan, sándwiches de jamón cocido con pepinillos y mayonesa y cerveza, mucha cerveza. ¿Será porque ha empezado la feria de la cerveza en Alemania este fin de semana?

Queso... de Gruyéres, por supuesto

Queso… de Gruyéres, por supuesto

IMG_1133

Jamonero suizo

El queso, uno de los reyes del mercado, es obviamente de Gruyéres, ya que el emblemático pueblo se encuentra a unos escasos kilómetros de distancia. Y, ¿qué me decís del jamón? No es serrano sino cocido pero el estilo del jamonero tampoco está tan mal. Rebana gruesas lonchas con quirúrgica precisión. Observad cómo cuelga la pata de jamón en su propio jugo…

El mercado está amenizado por pequeños grupos de música que tocan distintos instrumentos, algunos más tradicionales que otros, y que no son de la envergadura del conjunto de cuernos alpinos. Observad en el próximo vídeo las caras de felicidad desbordante de los intérpretes🙂

Nos detenemos un momento para observar las vistas desde el pueblo. El día es magnífico y el verde y el azul tienen magia propia. Solo faltan Heidi y Pedro con las cabras.

Vista desde Charmey

Vista desde Charmey

Flores de vaca

Flores de vaca

Os cuento un pequeño detalle más de hoy. Ya en el camino de vuelta hemos visto caído uno de los conjuntos florales de una de las vacas. Casualidad, yo me había fijado que estaba mal puesto en el animal cuando ha pasado ante mí. No lo hemos dudado y ahora adorna el coche como recuerdo y pequeño homenaje a las protagonistas de hoy..

Ha sido un bonito día.

Hasta pronto y un abrazo, J.

P.S.: Apoya mi campaña DIFUNDE OPTIMISMO aquí. ¡Gracias!

De tapas al sol en Barcelona

Estándar

IMG_8828Ayer tocó disfrutar de una terraza en pleno Born de Barcelona. Y tuvimos la inmensa suerte de elegir una con un servicio y un menú excepcionales. Además, para que la experiencia fuera aún mejor, la calle donde está situada goza de una brisa tan agradable que el fuerte sol del mediodía apenas se dejaba sentir, creándose una temperatura y un ambiente perfectos.

La terraza corresponde a La Taberna del Born, un pequeño restaurante de tapeo en el que trabaja Janis, el camarero que nos sirvió. Es un gusto que quienes te atienden lo hagan con una sonrisa y buen humor.

Un abrazo, J.

Vermutería en Barcelona

Estándar

IMG_8780IMG_8786Hoy he salido de paseo por Barcelona con unos amigos y hemos descubierto una vermutería. Sí, un lugar al que se va a tomar un vermut con… lo que sea. Esta vermutería está en el Barrio de Gracia y me ha encantado. No sabía que existían las vermuterías.

Para mí, el vermú es algo casi del pasado, de cuando salíamos los domingos por la mañana a tomarnos una bebida con una tapa o un pincho y a disfrutar de un rato tranquilo con los amigos para recuperarnos de la juerga de los sábados.

Tenía la impresión de que la costumbre del vermú se había perdido. Me encanta que se esté reviviendo. Me parece una costumbre muy particular nuestra.

IMG_8788El lugar que hemos visitado hoy se llama Gràcia Qualitat y se abre para dar desayunos, continúa con el vermú del mediodía y termina con comidas y cenas. Una de sus principals características es que también actúa como tienda de unos productos de gran renombre en toda la zona, los productos Espinaler. Así, puedes llegar a la vermutería, tomarte un café con un cruasán y ya no salir de allí hasta la noche… con una bolsa llena de maravillosos productos para cenar🙂

IMG_8779Otra de las características del local es que ofrecen diversos tipos de vermú, incluyendo vermú a presión, como si de cerveza se tratara. El vermú ya sale frío de las espitas.

Parte del menú

Parte del menú

Ha sido un rato de lo más agradable, una forma diferente de pasar el mediodía con unos amigos. He disfrutado un montón. ¿Os apuntáis?

Un abrazo y hasta pronto, J.

 

Ballenberg II

Estándar
Granja tradicional

Granja tradicional

Ballenberg está organizado por regiones suizas. La primera que nos encontramos es la llamada Berner Mittelland, algo así como Tierra Media Bearnesa. Y los edificios de esa zona se corresponden con los que encontraríamos en la región geográfica del mismo nombre.

Aquí podéis ver los detalles de una granja de 1709. Los tejados eran y son así por las nieves y para almacenar grano, además de crear una zona protegida de porche alrededor de la base de la casa.

Todo el edificio es de madera, tejado incluido.

Gran humareda

Gran humareda

El interior de la casa está lleno de humo. Al principio pensamos que tal vez la chimenea se ha atascado o que haya algún pequeño incendio en algún rincón, hasta que nos damos cuenta de que está hecho a propósito… para ahumar los fiambres!!! (Los podéis ver en la esquina superior derecha.)

Interior

Interior

Todo el interior es también de madera. En una de las habitaciones, un dormitorio,  hay un telar y una rueca porque, obviamente, se tejían sus propias ropas. No sé si lo podréis apreciar en la imagen, pero la puerta no llega a tocar el suelo. Es en esos detalles donde se percibe lo tosco de la construcción y a la vez su encanto auténtico.🙂

El comedor

El comedor

Mesa de cocina

Mesa de cocina

En la casa hay un comedor pero también encontramos una pequeña mesa de a diario en la cocina. Desconozco si existía la costumbre de contar con servicio entonces, así que no os puedo decir quién utilizaba la mesa de la cocina, si era la familia o quien trabajara para ellos.

Todos los muebles están tallados en madera muy oscura y son funcionales. No hay mucho espacio para las decoraciones ni motivos ornamentales. Todo es meramente práctico.

IMG_7373

La puerta

Me encanta la puerta de entrada a la casa. Parece la de los hobbit🙂

IMG_7375

Granero

Casi todas las granjas suizas cuentan con un granero en el exterior. Son pequeñas construcciones con mucho encanto en cuya base se guardaban los alimentos como si se tratara de una alacena y en la primera planta el grano. Hoy hay muchos de estos graneros rehabilitados por todo el país que se utilizan como pequeños apartamentos.  Observad que hasta los graneros aquí se decoran con flores y plantas.

IMG_7377

interior

En la foto de la izquierda veis un detalle del interior del granero. Como las granjas también tenían vacas y otros animales, se fabricaba queso, uno de los productos más emblemáticos de Suiza. De ahí las herramientas que veis en la imagen.

Droguería-taller

Droguería-taller

El siguiente edificio que visitamos es una droguería-taller de 1779. Como veis, es mucho más señorial que la granja y los materiales son diferentes. Ya no es toda una construcción de madera y empiezan a aparecer muros de piedra y unas calidades diferentes.

Droguería-farmacia

Droguería-farmacia

En aquella época no existían las farmacias y las droguerías ofrecían medicamentos, tratamientos y todo tipo de productos para todo.

Homeopatía

Homeopatía

Y para quienes no lo supierais, ya hace más de 30 años que aquí se vendían productos homeopáticos. Hay muchas personas que creen que la homeopatía es un invento moderno. Aquí tenéis la prueba de que no es así. De hecho, en Suiza los seguros sanitarios cubren la homeopatía, la fitoerapia y otras terapias como parte de los tratamientos normales.

Panales

Panales

La droguería tiene un extenso jardín de hierbas aromáticas y medicinales y un pequeño edificio que alberga una gigantesca comunidad de abejas. Estando tan cerca de los Alpes y con una naturaleza tan sólida, no es de extrañar que la miel sea otro de los productos estrella de este país.

Probando con una sierra

Probando con una sierra

Un poquito más adelante encontramos otra granja pero en esta se trabaja la madera. Hay muchos artilugios antiguos para tallarla y para ebanistería y los visitantes los pueden probar. Sobre todo los más peques disfrutan un montón porque no son juguetes sino herramientas auténticas.

Oculte usted su orinal

Oculte usted su orinal

Obviamente, todo también aquí está hecho de madera. Incluso el escondite del orinal🙂 No sabía yo que en aquella época estaban tan avanzados…

Cuarto al estilo Heidi

Cuarto al estilo Heidi

En la mayoría de las casas hay alguna habitación en la planta baja pero también las hay en los áticos, lo que me recuerda siempre las imágenes infantiles de Heidi. Mirad, si no, la ventana de esta habitación…

Y aquí tenéis un detalle de cómo se fabricaban los tejados de paja.

Detalle del tejado

Detalle del tejado

Granja tradicional

Granja tradicional

Este tejado corresponde a otra granja. Aquí podéis ver con claridad cómo eran también las ventanas. Solo falta Blancanieves, ¿verdad?

Como veis, las vigas son totalmente artesanales y todo el edificio es de madera.

Cardando la lana

Cardando la lana

El interior es más rústico todavía que el de la otra granja. Podemos ver que tenían ovejas y se dedicaban a fabricar lana manualmente. Los azulejos verdes cubren la calefacción.

Granja de piedra

Granja de piedra

Esta granja de es la zona de los montes Jura y se remonta al año 1630. Es de piedra porque hay canteras en la sierra.

Como esa zona de Suiza no dispone de tanto terreno agrícola, los dueños de esta granja también fabricaban sombreros y gorros de tela, fieltro y paja. En la parte baja de la casa tenían su taller.

Sombrereros

Sombrereros

Con esta exposición podemos ver el proceso artesanal de fabricación.

Alacena subterránea

Alacena subterránea

Y con esta fotografía de una alacena o despensa, situada en el sótano de una de las casas para que no se estropeara la comida y se mantuviera fresca, lo dejo por ahora. Pronto volveré a seguir mostrándoos los encantos de Ballenberg.

Un abrazo y hasta pronto, J.

 

 

Ballenberg I

Estándar
Ballenberg, el museo de Suiza al aire libre situado cerca de Brienz muestra la vida campestre helvética como era en el pasado. En él se pueden visitar más de 100 edificios originales de diferentes eras y regiones. Sus jardines y campos inmaculados y sus animales de granja tradicionales  ilustran el trabajo y la forma de vida tal y cómo era. La exposición se completa con demostraciones de artesanías y costumbres tradicionales.

Ballenberg, el museo de Suiza al aire libre situado cerca de Brienz muestra la vida campestre helvética como era en el pasado. En él se pueden visitar más de 100 edificios originales de diferentes eras y regiones. Sus jardines y campos inmaculados y sus animales de granja tradicionales ilustran el trabajo y la forma de vida tal y cómo era. La exposición se completa con demostraciones de artesanías y costumbres tradicionales.

Mi familia y yo fuimos a Ballenberg la semana pasada. Fue un día precioso y disfrutamos muchísimo. El museo es digno de visitarse y dedicarle uno o más días. Os cuento…

En el siglo XVIII empezaron a llegar turistas a Suiza. Se quedaron prendados del estilo de vida del país y unos años más tarde los lugareños se dieron cuenta de que debían intentar preservar sus tradiciones.  De ahí nació la idea de Ballenberg, un espacio museístico de 163 acres de extensión al que se trasladaron piedra a piedra construcciones de todos los rincones de la Confederación.

Chalet Schafroth, 1872

Chalet Schafroth, 1872

El primer edificio que encontramos es una imponente casa de 1872 que mandó construir un fabricante de la ciudad de Burgdorf, el chalet Schafroth. Preservado como entonces, nos permite vislumbrar el estilo de vida del acaudalado empresario. Aunque no es un edificio tradicional porque el arquitecto se tomó ciertas libertades con el diseño, sí que está inspirado en los chalets alpinos que tan famosos han hecho a este país.

Sofá suizo

Sofá suizo

En su interior vemos las salas de estar, el comedor, la elegancia de la vajilla en una mesa ya dispuesta, las maderas y las ventanas… No falta detalle. Observad los reposapiés ante el sofá, por ejemplo. Y el diseño de los ventanales. Tal vez fueran de mica, como ocurría en Rusia, y de ahí que no incorporaran grandes cristaleras en una única lámina sino en fragmentos de menor tamaño.

Comedor

Comedor

Aquí veis un detalle de la mesa del comedor con su botella y sus copas verdes. Hasta los bollos de pan están sobre la mesa para que tengamos una imagen más fidedigna de cómo era en la vida cotidiana.

Trajes regionales

Trajes regionales

En la parte superior de esta casa hay una pequeña exposición de trajes regionales suizos. Esta es una tradición profundamente arraigada en el país. En el siglo XIX comenzó la costumbre de organizar grandes desfiles de trajes cantonales y en ellos participaban y aún lo hacen hoy, dos siglos más tarde, los tejedores.

Una de las características más inusuales de la ropa de este país son sus tocados. La gran mayoría son bastante complejos y singulares.

Mujer bearnesa

Mujer bearnesa

Cada cantón desarrolló sus propios trajes. Suelen ser ropas de gran calidad y mucha mano de obra, con tejidos complicados tanto para ellas como para ellos (por no mencionar la habilidad que hay que tener para plancharlos.) Todavía hoy se utilizan en las celebraciones especiales, como el descenso de las vacas de las montañas, o cuando alguien quiere demostrar su nacionalismo.

Corbata de lana

Corbata de lana

En la fotografía de la derecha podéis ver un detalle de una corbata de lana tejida a punto o ganchillo, con un pequeño bolsillo donde guardar el extremo inferior. La verdad es que nunca he visto a ningún hombre con una corbata así por la calle pero si está en la exposición será porque es más habitual de lo que parece a primera vista.

Decoraciones y joyas

Decoraciones y joyas

Otra tradición suiza es decorar la ropa con enrevesados diseños en hilo de oro y con joyas delicadas de filigrana para enriquecerlos. Todo se diseña y fabrica en el país. Siempre ha sido motivo de orgullo dar trabajo a los suizos y no importar de otros países lo que ellos mismos pueden fabricar. En algún sentido, eso sigue siendo así. Como ya os comenté en otro artículo, la Coca-cola, por ejemplo, se fabrica y embotella aquí. No admiten que se traiga de EEUU.

Cencerros tradicionales. Y sí, se los ponen a las pobres vacas...

Cencerros tradicionales. Y sí, se los ponen a las pobres vacas…

Pero si la ropa tradicional es diferente, más lo es la música cantonal. Suiza es muy conocida por sus cantos gorgoríticos, el canto a la tirolesa que, en su origen, era una llamada de una montaña a otra para comunicarse. Pero hay otras formas de música que no dejan de ser tan o más peculiares aún… como el schellenschütteln o música hecha con el agitar de los cencerros de las vacas o el tallerschwingen o ruede de monedas de Suiza oriental o el betruf, una música creada con los rezos vespertinos de la zona alpina.

Jardines

Jardines

Y para terminar la visita a esta, la primera casa del museo, aquí tenéis una foto de sus jardines.  Observad la exuberancia del bosque y de la vegetación en general. Pero lo cuidado que está todo a la vez.

Pronto colgaré más artículos sobre este increíble museo.

Un abrazo y hasta pronto, J.

 

 

 

 

Los horarios en Suiza

Estándar
Relojes suizos El primer reloj en llegar a la luna fue suizo. Tenía que soportar cambios de temperatura repentinos de hasta 100° C y pasó por diversas pruebas adicionales de resistencia. Suiza es uno de los principales fabricantes de relojes del mundo. Los relojes más caros cuentan con más de 300 piezas y requieren hasta 150 horas de trabajo manual de precisión.

Relojes suizos
El primer reloj en llegar a la luna fue suizo. Tenía que soportar cambios de temperatura repentinos de hasta 100° C y pasó por diversas pruebas adicionales de resistencia. Suiza es uno de los principales fabricantes de relojes del mundo. Los relojes más caros cuentan con más de 300 piezas y requieren hasta 150 horas de trabajo manual de precisión.

7.08 de la mañana (o de la madrugá, dirían algunos). Suena mi teléfono. ¿Será una urgencia? ¿Habrá pasado algo? ¡Qué va! Es el técnico del lavavajillas que me llama para preguntar si puede venir al día siguiente a eso de las 9.30.

Los días que recogen la basura hay que sacarla antes de las 8.00 pero no se puede dejar fuera la noche anterior por si los zorros o gatos rompen las bolsas.

Si vas a organizar un encuentro con gente en tu casa debes avisar a los vecinos para que no llamen a la policía si hacéis ruido fuera de horas. Si no avisas, la policía vendrá con casi total seguridad, alertada por algún vecino.

En los edificios de pisos está prohibido hacer ruido a partir de las 23.00… está prohibido tirar de la cadena del baño, poner una lavadora…

Y los domingos está prohibido hacer cualquier tipo de ruido como cortar la hierba…

Está claro que el horario suizo está hecho para los madrugadores🙂

Un abrazo y hasta la próxima, J.

 

Un colegio en Suiza

Estándar
Biblioteca del colegio

Biblioteca del colegio

Mi hija pequeña (11 años) acaba de comenzar a asistir a una escuela concertada en Suiza. Debo contaros que nos hemos llevado unas cuantas sorpresas. Para comenzar, el horario es muy curioso: todos los días entra a las 8 de la mañana pero los lunes sale a las 2.10, los martes y los jueves a las 3.10 y los miércoles y los viernes a las… 11.30. Sí, habéis leído bien.

Para seguir, estas son sus asignaturas: matemáticas, alemán, francés, ciencias, artes y manualidades, dibujo técnico, música, deporte y humanidades. El idioma inglés, por ejemplo, es optativa fuera del horario escolar. Otras optativas son los tambores y el ukelele.

Vista del colegio

Vista del colegio

Aunque el idioma que se habla en esta zona de Suiza es el alemán suizo (que poco o nada tiene que ver con el de Alemania, aquí conocido como Alemán Alto), las clases se imparten en el de Alemania. De hecho, es el que se utiliza en situaciones oficiales o, por ejemplo, en las noticias de la televisión. Por consiguiente, mi hija está aprendiendo tres idiomas simultáneamente: alemán alto, alemán suizo y francés…

En el aula de mi hija, además de los pupitres y el material escolar habitual, hay varios sofás y un árbol.

Cuando los niños acaban la jornada laboral se despiden de la profesora uno a uno dándole la mano y las gracias.

La perrita

La perrita

En clase

En clase

En el colegio hay una perrita que es la mascota. Todos los niños pueden sacarla a pasear. Forma parte de la vida escolar en todos los sentidos. Así no me extraña que no he visto ni un solo niño que tenga miedo a estos animales en el año y medio que llevamos viviendo aquí.

Solo unas pinceladas, pero quería contaros mis primeras impresiones sobre las escuelas suizas.

Un abrazo y hasta pronto, J.