Archivo de la etiqueta: viajes por el mundo

Un partido de hockey sobre hielo

Estándar

IMG_0835

7 de diamantes

Raclette y fondue. Ya eran conocidas en la Edad Media. El método original para preparar la raclette consistía en derretir la parte cortada de la mitad de un queso en el fuego para a continuación rascar el queso derretido. Hoy en día se puede preparar con unos aparatos de mesa especiales. La fondue es queso derretido servido en un Caquelon. Se pinchan pedazos de pan con unos largos tenedores de metal como los de los pinchos morunos y se sumergen en el queso. Pero cuidado: cualquiera que pierda el pedazo de pan deberá pagar una ronda de bebidas, aceptar una apuesta o cantar una canción.

IMG_0825Ayer asistí por primera vez a un partido de hockey. Jugaban Ekaterinburgo (Rusia) contra Berna (Suiza), lo que no deja de ser un tanto irónico, si tenemos en cuenta que vinimos a Suiza desde Rusia :-)

Una auténtica fondue suiza

Una auténtica fondue suiza

Pero los Suizos no podían preparar tan solo un partido, no. Además de las entradas para ver el deporte, el precio incluía una fondue para los cuatro :-) ¡Y menuda fondue! El queso estaba suave y, como veis, las raciones eran muy generosas. El restaurante del palacio de hielo estaba abarrotado de gente.

Curiosamente, los rusos llegaron una hora tarde. Como ayer llovía a mares, les pilló un atasco de tráfico, algo que yo aún no había visto aquí. Así que aprovechamos para saltarnos la dieta del todo y tomarnos cada uno una senda copa de helado mientras esperábamos.

Jugador del Berna

Jugador del Berna

Y por fin entramos a ver el partido. Los locales iban de blanco y los visitantes de rojo. Como nunca había visto un partido de hockey, la idea que tenía era de lo que se ve en las películas, un deporte bastante violento y quizá un tanto difícil de comprender. Lo que no sabía era la enorme velocidad a la que juegan. Es vertiginoso.

Teníamos buenos asientos

Teníamos buenos asientos

Pero debo decir que los suizos son una afición sosa. Lo más que oí entre nuestros vecinos de estadio fue: “¡bonito!” con un tono anodino y plano. Nada más. Y eso que los suizos perdieron 1 a 4 contra los rusos!!!!

A pesar de lo poco expresivos que son en este país, lo pasamos bien y fue una velada para recordar.

Pronto más. Un abrazo, J.

Una carta

Estándar
La carta

La carta

Buenos días,

Solo quería compartir con vosotros esta carta que ayer recibió mi hija mayor por correo…

Dice: “Durante una reciente misión de rescate te ofrecimos nuestros servicios médicos de urgencia. Confiamos que ya te encuentres más recuperada.

El personal del Rega Mission y todos los empleados de la organización te envían sus deseos de una pronta y total recuperación.

Un cálido saludo,

Rescates Aéreos Suizos (Rega)

Firma”

¿Alguna vez habéis recibido una carta así del servicio de ambulancias que os ha trasladado al hospital? :-)

Un abrazo y hasta pronto, J.

Nuestro cole

Estándar
Nuestro cole

Nuestro cole

Los que me seguís desde hace algún tiempo sabéis que hemos vivido en diversos países y mis hijas han asistido a diferentes colegios internacionales y nacionales en ellos. Algunas experiencias han sido positivas, otras terriblemente negativas y algunas, como se dice en España, “ni chicha, ni limoná.”

Hoy os quiero hablar del colegio al que asisten en Berna. Estoy tan gratamente sorprendida que creo que merecen que os lo cuente.

Se llama International School of Berne (o ISBerne, para ponerlo más fácil) y está situado en un pequeño pueblecito muy cerca de Berna llamado Gümligen. Se inauguró en 1961 y en la actualidad tiene unos 300 alumnos de más de 40 nacionalidades diferentes. Es un colegio pequeño que aún utiliza las instalaciones originales de hace más de 50 años, aunque pronto se comenzará la construcción de un nuevo edificio cerca del actual que se convertirá en el nuevo centro. :-)

¿Por qué me gusta tanto este colegio? Porque de todos los que he conocido es, con mucho, el que más interés muestra por sus alumnos como personas y seres humanos. Lo veo todos los días. Os contaré, por ejemplo, que en la clase de una de mis hijas hay un niño autista. Está totalmente integrado. Es uno más en todos los aspectos. En el último colegio en el que estuvimos, un gran colegio con mucho prestigio internacional, son muchos los estudiantes que conozco a quienes se les ha dicho que no les pueden ayudar porque tienen necesidades especiales o dificultades de aprendizaje o de relación social, y han debido abandonar el centro y buscarse otra solución para estudiar. Algunos de ellos incluso han tenido que irse del país porque no hablaban el idioma local y no podían asistir a clase en las escuelas nacionales. La política de ese colegio es, claramente: si el alumno tiene un problema, el que sea, que se vaya.

Aquí es todo lo contrario. Aquí la política es: si el alumno tiene un problema, vamos a estudiar cómo ayudarle.

Hecho por un alumno de infantil

Hecho por un alumno de infantil

Y es curioso porque los dos ejemplos que os he dado son de centros que forman parte de la red del International Baccalaureate o Bachillerato Internacional, una fundación educativa en la que participan casi 4000 colegios en todo el mundo y cuyos principios dicen con rotundidad: “… el Bachillerato Internacional tiene como objetivo desarrollar una juventud curiosa, formada y empática que ayude a crear un mundo mejor y más pacífico a través de la comprensión y el respeto interculturales. … (nuestros) programas animan a los alumnos de todo el mundo a convertirse en personas que continúen aprendiendo durante toda la vida de una manera activa y compasiva y que comprendan que las demás personas, con sus diferencias, también tienen razón.”

Debo decir que en ISBerne esto se cumple a rajatabla. Es un placer tener a mis hijas estudiando en este centro. 

Recaudando fondos

Recaudando fondos

Tal vez las instalaciones actuales no sean las mejores… pero me encanta por ejemplo que se lleven a todo el colegio a esquiar o patinar todos los viernes de la temporada. Y que organicen actividades como la de esta tarde: una discoteca para toda primaria a la que han invitado a los alumnos del Colegio Británico. O como otra que celebramos hace poco: una venta de galletas donadas por los padres y madres que las habían preparado de manera voluntaria con el fin de recaudar fondos para las víctimas del tifón de Filipinas (donde, por cierto, recogimos unos 650 euros para la Cruz Roja :-) )

En este centro todos: profesores, empleados, padres, alumnos… son personas. Y a todos se respeta profundamente. Cuando recuerdo el tratamiento que recibían algunas personas en los colegios de España…

Somos muy afortunados por poder contar con este colegio y quería que lo supierais.

Un abrazo y hasta pronto, J.

Cursillo de cultura suiza

Estándar
Swiss culture

Cultura suiza

Hace poco tuve la suerte de asistir a un cursillo sobre la cultura suiza que nos ofreció la empresa de mi marido a fin de facilitarnos la adaptación a este nuevo país. Y me llevé algunas sorpresas que me gustaría compartir con vosotros. Es posible que parte de lo que yo aprendí aquel día algunos de vosotros ya lo sepáis pero seguro que no todo.

Por ejemplo… yo no sabía que el país está gobernado por un grupo de siete personas que se alternan en el puesto cada poco tiempo. Es decir, no existe la figura del Presidente del país como tal. Y las decisiones las deben adoptar los siete juntos.

Favorecen el diálogo

Favorecen el diálogo

Suiza es una democracia directa. Los suizos creen en el diálogo y los acuerdos y así lo negocian prácticamente todo. Muchas veces al año acuden a las urnas para ejercer su derecho en algún referendum sobre temas de lo más variopintos. Pero eso de que acuden a las urnas es una forma de hablar porque votan casi siempre por correo y sin necesidad de desplazarse.

Las facturas se pueden pagar a través de la cuenta bancaria pero también, y es lo más habitual, en cualquier oficina bancaria.

Los estadounidenses tienen auténticas dificultades para abrir cuentas de banco en Suiza. Por el momento, las cosas están complicadas, incluso para quienes tienen una doble nacionalidad.

El carnet de conducir teórico se hace por cuenta propia, preparándoselo cada uno en su casa con la ayuda de un cd o de un dvd. Una vez se ha superado ese examen se puede acudir a una autoescuela para preparar el práctico. Los carteles de las autopistas son de color verde y los de las carreteras de color azul…

Beer at 16

La cerveza a los 16

Los jóvenes están autorizados a beber cerveza y vino a los dieciséis años y el resto de las bebidas alcohólicas a partir de los dieciocho.

En Suiza hay algunos pueblos alpinos donde está prohibida la circulación de coches. Se accede a ellos por teleférico o tren.

Durante la época navideña el comercio abre los domingos para que la gente pueda hacer sus compras con más comodidad.

La radio y la televisión son estatales y todo el mundo debe pagar un canon de utilización aunque no los use. Es un impuesto que te pasan a través de una factura y hay que pagarlo sí o sí.

Not until the host does

No hasta que lo haga el anfitrión

A la mesa o en una reunión nadie puede empezar a beber hasta que el anfitrión brinda. Son muy serios en eso. Y lo de llamar a alguien por el nombre de pila solo es cuando hay una amistad casi de la infancia, todo es Sr esto, y Sra aquello.

No fue hasta 1990 que todas las mujeres de Suiza de todos los cantones tuvieron derecho al voto. (!) Es una sociedad bastante machista. Quien cuida a los hijos y tiene horarios de trabajo limitados es la esposa. Aunque se ven muchos padres con sus hijos pequeños por la calle.

Ha nacido una niña

Ha nacido una niña

Cuando los suizos celebran un cumpleaños en su hogar, a veces sacan unas peanas al balcón para que se sepa. Y si nace un niño en la familia, cuelgan imágenes de personajes animados con el nombre del bebé a fin de informar a los vecinos del feliz acontecimiento.

Espero que hayáis descubierto algo nuevo de este país. A mí me resulta curioso ver la diferencia que hay con los vecinos europeos, por ejemplo. ¡Si estamos rodeados! Pero los suizos lo hacen todo a su manera. :-) Algo que me parece genial.

Pronto os contaré más cosas. Un abrazo, J.